[ ↓ skip to navigation ↓ ]

Adoptar un gato adulto

Una de las ventajas que tiene adoptar a un gato adulto es que sabrás de antemano y con seguridad cuál es su carácter. Un gatito puede comportarse de una manera cuando es más joven y cambiar significantemente (¡y no siempre para mejor!) cuando madura. La personalidad de un gato adulto es más consistente y el personal de la protectora sabrá decirte si es un gato juguetón, tímido, activo, etc o si tiene algún problema de comportamiento que debas conocer.

Menos esfuerzo

Otra buena razón para escoger un gato adulto y no un gatito es que, francamente, tendrás menos trabajo. Los gatitos necesitan mucha atención para estimularlos y evitar problemas. Un gato adulto probablemente requerirá menos esfuerzo de un dueño que no tiene el tiempo o la energía para entretener a un gatito. Los gatos adultos de las protectoras pocas veces están allí porque tengan algún problema o por su personalidad. En la mayoría de los casos, las condiciones de la vida de sus dueños cambiaron y no pudieron seguir haciéndose cargo de ellos. Normalmente son gatos amistosos y socializados a los que les encantaría formar parte de una nueva familia.

Personalidad

Lo primero que tendrás que mirar cuando vayas a adoptar un gato es su personalidad. Deberás elegir uno con una personalidad que se adapte a lo que buscas y a lo que puedes ofrecerle en tu hogar. El personal de las protectoras conoce perfectamente a cada uno de sus gatos y podrá orientarte sobre el temperamento de cada uno. Ellos te dirán si el gato que has escogido se lleva bien con otros animales o si está mejor solo, si es activo o sedentario, si es mimoso o independiente, etc. Si vas a llevar un nuevo gato a una casa donde ya hay gatos y perros, busca uno que haya convivido anteriormente con otros animales. Independientemente de cuál sea su pasado, cualquier gato estará más feliz en una buena casa que en una protectora.

Conocerse

Asegúrate de pasar algún tiempo a solas con el gato que vas a adoptar antes de llevártelo a casa. Pregunta al personal de la protectora si hay algún lugar tranquilo, fuera del refugio, donde puedas estar con él y comprobar durante un rato cómo se comporta y cómo interactúa contigo. La mayoría de las protectoras ya le habrán realizado un examen médico detallado y seguramente ya esté esterilizado y tenga puestas todas las vacunas que necesita. De todas formas, examínale bien desde el hocico hasta la cola por si detectas cualquier problema de salud que pudiera haber pasado inadvertido.

Comprueba la letra pequeña

Algunas protectoras te exigirán que firmes un contrato con ellas para hacer efectiva la adopción. Asegúrate de leerlo atentamente. Puede que tengas que comprometerte a cosas tales como no regalar al gato. Si tu intención es regalarlo, entonces lo mejor es que futuro dueño visite la protectora y participe en la adopción. En general la recomendación es preguntar en la protectora cuales de los gatos que tienen se adaptan mejor a tu modo de vida y escoger después el gato por el que sientas la atracción más fuerte. Buena suerte y felicidades por el nuevo miembro de tu familia.

[ ↑ skip to content ↑ ]