[ ↓ skip to navigation ↓ ]

Los gatos y los cambios de estación

Los cambios de estación conllevan cambios en las necesidades de los gatos, y los meses de verano e invierno resultan especialmente problemáticos para ellos.

Invierno

Si vive exclusivamente dentro de casa, no se verá tan afectado por la bajada de las temperaturas o los peligros del frío. De todas formas, hay algunas cosas que puede hacer para ayudar aún más a su gato.

Si normalmente duerme en el suelo, piense en trasladar su cama a algún lugar más alto para evitar corrientes de aire. Si su gato ya es mayor o tiene artritis, el frío podría hacer que sus articulaciones se vuelvan rígidas y dolorosas. Saltar puede resultarle complicado por lo que tendrá que ayudarle a encontrar formas de llegar a sus lugares favoritos para dormir, especialmente si están altos.

Puede mover una silla u otro mueble para crear una "escalera" de manera que no tenga que saltar tan alto.

Al aire libre

Hay que evitar que los gatos que pasan tiempo en el exterior se queden demasiado tiempo dentro de casa cuando llega el frío. La bajada de temperaturas hará que el cuerpo del gato se adapte a las nuevas condiciones: su pelo se hará más espeso y desarollará las defensas necesarias para el invierno.

Si su gato tiene un refugio exterior, levántelo del suelo. La tierra congelada le quitará más calor que las corrientes de aire. Oriente la entrada de tal manera que esté protegida del viento y considere aumentar el grosor del lecho sobre el que se tumba a descansar. Sin embargo, tenga cuidado de no utilizar nada que retenga la humedad y el frío o que pueda enmohecerse.

Coches y garajes

Los gatos a veces duermen sobre los motores de los coches aparcados porque les proporcionan refugio contra el viento y a veces aún están calientes.

Hora de comer

Si deja al aire el alimento de su gato, compruébelo un par de veces al día para asegurarse de que no se haya enfriado demasiado. Es especialmente importante que el agua para su gato no esté congelada. Si no puede obtener agua limpia, podría fácilmente llegar a beber de fuentes contaminadas.

Verano

El verano es la época de las pulgas. Por ello resultaría interesante que consultara con su veterinario qué tratamientos preventivos contra las pulgas puede utilizar, sobre todo si su gato vive fuera de casa.

Si su gato es blanco, su pelo y piel no le proporcionarán suficiente protección frente a los peligros del sol, así que no deje que esté mucho tiempo expuesto.

Nunca deje a su gato sólo en el coche cuando hace calor. Un gato puede caer gravemente enfermo o incluso morir por una exposición corta debido al extremo calor que puede crearse dentro del coche.

Más agua

Tanto los gatos que viven en casa como los que viven fuera de ella necesitan más agua cuando hace calor, ya que pueden deshidratarse fácilmente. Preste atención a los síntomas de un golpe de calor:

  • Respiración jadeante
  • Pérdida de equilibrio
  • Vómitos
  • Lengua de color rojo oscuro o púrpura.

Si cree que su gato sufre un golpe de calor, debe llevarlo al veterinario inmediatamente. Mientras tanto, intente bajar su temperatura corporal aplicando agua fresca (ni fría ni helada) a su cuerpo y dejándole beber pequeñas cantidades de agua (de nuevo, ni fría ni helada).

Deje que el gato lama unos cubitos de hielo y si tiene bolsas de hielo, puede ponerlas sobre su cabeza, cuello y pecho.

Los gatos son animales resistentes y pueden aguantar la mayoría de los cambios de estación. Con un poco de dedicación podrá mantener a su gato  sano y feliz.

[ ↑ skip to content ↑ ]