[ ↓ skip to navigation ↓ ]

Jugar con tu gato

Jugar con tu gato supone una actividad muy importante, no sólo porque le ayuda a mantenerse sano, sino también porque te ayudará a fortalecer el vínculo que os une. ¡Por suerte a los gatos les encanta jugar!

Asegurarse de que tienen la oportunidad de jugar es especialmente importante en los gatos que viven dentro de una casa sin acceso al exterior, sobre todo si pasan mucho tiempo solos. Tanto a los gatitos como a los gatos adultos les estimulan el mismo tipo de juegos, aunque en el caso de los gatitos no es necesario que se les anime demasiado para empezar a jugar. Los juegos para gatos suelen consistir en estimular su comportamiento de cazadores: tienen un fuerte instinto de persecución y caza, así que descubrirás que tienes más éxito si utilizas objetos que simulen ser sus presas. 

Los juguetes apropiados

Lo primero que tendrás que hacer es encontrar el juguete adecuado para tu gato. Como la intención es estimular su comportamiento de caza, no es recomendable que utilices tus propias manos a no ser que quieras que te las muerda y arañe. Ten en cuenta que tu gato no deja de ser un cazador y, aunque no sea un gato agresivo, puede llegar a hacerte daño, especialmente si se pone nervioso. Intenta que tu gato asocie tus manos exclusivamente con las caricias y el alimento, y no con el juego de perseguir y cazar. Es muy fácil conseguir un objeto que sirva de juguete para un gato y en la mayoría de los casos ni tan siquiera tendrás que comprarlos. Normalmente se interesan igual por un trozo de papel o por una pelota de ping-pong como por un juguete fabricado específicamente para gatos. Puedes utilizar bolas hechas de papel de aluminio enrollado, tapones de plástico de botellas, pelotas hechas de papel,…cualquier cosa que se mueva fácilmente y haga algo de ruido resulta perfecta para convertirse en un juguete para gatos.

Los peligros

Ten cuidado con los trozos de cuerda, las gomas o bandas elásticas y con cualquier otra cosa que tu gato se pueda tragar. Algunos trozos de cuerda finos pueden incluso llegar a cortar al estirarse. Algunos objetos pueden, a simple vista, ser ideales para que un gato juegue, pero siempre deberías asegurarte primero de que son absolutamente seguros: si tienes la más mínima duda, puedes dejar que juegue con ellos, pero siempre bajo tu vigilancia.

Estimulación sonora

Los juguetes que crujen o hacen ruido son especialmente buenos para los gatos que permanecen mucho tiempo solos, ya que su sonido funciona como un estímulo adicional. Un aspecto importante a recordar sobre los juguetes de los gatos es que se necesita alternarlos para prevenir el aburrimiento. Evita simplemente tirar todos los juguetes de tu gato en el suelo y dejarlos ahí. Los gatos son animales muy inteligentes y se cansan rápidamente de los juguetes. En vez de esto, déjale sólo uno o dos juguetes y cámbialos con regularidad. De esta manera le resultarán mucho más interesantes.

Los juegos

Un tipo de juguete fantástico para interaccionar con tu gatos es el que consiste en un pequeño objeto (una pelota, un ratón o una pluma) atado a un extremo de una cuerda. A veces la cuerda incluye al final una varilla para manejarla con más facilidad. Este tipo de juguetes permiten simular el movimiento de las presas de los gatos de forma más realista. Puedes intentar intenta imitar los movimientos que haría un ratón merodeando alrededor de los muebles. O moverla en el aire como si fuera un pájaro, dejando que el juguete se pose de vez en cuando en el suelo dando un par de botes. Tómate tu tiempo, deja que tu gato observe y corra detrás de la "presa" durante un rato. Después de unos minutos, deja que tu gato atrape al ratón o capture al pájaro al vuelo. Es importante que tu gato sienta que la caza ha tenido éxito. Es posible que muerda el juguete con mucho ahínco o que lo coja en la boca y se lo lleve, igual que si fuese una presa de verdad. Si ves que tu gato sigue mostrando interés por ese juguete día tras día, continúa utilizándolo, si no, es hora de que pruebes con uno nuevo. Eso sí, cualquier juguete que lleve cuerda no debería dejarse al alcance del gato sin vigilancia, ya que puede morderlo y llegar a tragársela.

Los favoritos

Los gatos pueden llegar a encariñarse mucho con pequeños peluches, que cogen con la boca de vez en cuando. Algunos incluso maúllan fuertemente sobre su peluche favorito. No existe una explicación concluyente de por qué lo hacen; sin embargo, parece resultarles divertido y llega a formar parte de su comportamiento de juego con ese juguete en particular.

¿Con qué frecuencia?

Dos sesiones de juego al día serían fantásticas tanto para ti como para tu gato. Es posible que descubras que jugar con él justo antes de la hora de dormir ayuda a calmarle y a que esté más tranquilo durante la noche. Si tu gato no se muestra muy interesado por jugar al principio, no te desanimes y sigue intentándolo: sólo tienes que averiguar cómo y cuándo le gusta jugar y descubrirás lo gratificante que puede llegar a ser jugar con él .

[ ↑ skip to content ↑ ]