[ ↓ skip to navigation ↓ ]

Enfermedades del tracto urinario

Tu gato no puede decirte que se encuentra mal, así que tendrás que estar siempre atento para detectar cualquier problema de salud que pueda presentarse. Uno de estos problemas es la Enfermedad del Tracto Urinario Inferior Felino (conocida por sus siglas inglesas FLUTD). Entre los síntomas más frecuentes de los gatos con FLUTD están:

  • Dolor al orinar. Esfuerzos, quejidos o cualquier otro signo evidente de molestia.
  • Cambios en el comportamiento. Orinar con más frecuencia (generalmente poca cantidad) o hacerlo fuera de su bandeja.
  • Sangre en la orina. Aparece como manchas rosadas en la bandeja de arena.

Si observas alguno de estos síntomas, no dudes en llevar a tu gato al veterinario. El FLUTD puede ser doloroso y, si no se trata, puede incluso llegar a poner en riesgo la vida del animal si se forman cálculos que obstruyan el flujo se orina.

Volver a poner en forma a tu gato.

Intenta no preocuparte ya que, en la mayoría de los casos, el FLUTD puede tratarse fácilmente. Pero, si observas alguno de los síntomas anteriores, acude a tu veterinario y coméntaselo. Tu veterinario tendrá que realizar algunas pruebas con la orina de tu gato, así que probablemente te pida que lleves a la consulta una muestra recién recogida. Una vez diagnosticada la enfermedad, podrá prescribirte el tratamiento adecuado que, dependiendo del diagnóstico, puede incluir antibióticos, y seguramente también un cambio de dieta.

Un alimento especial puede marcar la diferencia.

Probablemente tu veterinario te recomiende que cambies el alimento de tu gato por una dieta especialmente formulada para su recuperación. Existen alimentos específicos diseñados para aliviar los problemas de urinarios y renales,como Hill's Prescription Feline c/d Multicare y Hill's Prescription Diet Feline k/d, ambos formulados para gatos adultos. Un alimento especializado puede marcar una verdadera diferencia en la velocidad con la que tu gato se recupera, así que consulta con tu veterinario qué dieta te recomienda.

Aumentar el consumo de agua.

Una de las cosas más importante que puedes hacer para reducir el riesgo de FLUTD es hacer que tu gato beba más. Aquí te damos algunos trucos para conseguirlo:

  • Deja varios cuencos con agua en distintos lugares de la casa.
  • Utiliza cuencos grandes. Los bigotes de los gatos son muy sensibles y a algunos no les gusta beber de recipientes en los que sus bigotes rozen los bordes.
  • Llena los cuencos hasta el borde. A los gatos les fascina su propio reflejo en el agua. Cuando lo ven muchas veces beben más.
  • Asegúrate de que el sabor del agua que bebe no cambia. Puedes pensar que instalar un filtro de agua nuevo es una gran idea, pero quizás tu gato no opine lo mismo. Los gatos tienen un sentido del gusto muy desarrollado, y pueden dejar de beber si notan cualquier cambio en el sabor del agua. Tenlo también en cuenta si vas a cambiarte de casa.
  • Intenta que tu gato no beba del inodoro, ya que los productos usados para limpiarlo podrían causarle alteraciones digestivas.
[ ↑ skip to content ↑ ]