[ ↓ skip to navigation ↓ ]

Un pelaje perfecto para tu gatito

De gatito saludable a gato feliz

Como cualquier otro dueño de un gatito, desearás que tu adorable bolita de pelo se convierta en un gato feliz. Para conseguirlo, es importante que te asegures de mantenerlo sano. Por ejemplo, una correcta alimentación y completar la primera tanda de vacunas son imprescindibles para su bienestar. También lo es que durante el primer año acudas regularmente al veterinario para realizar los controles pertinentes. De esta manera te asegurarás de que estará creciendo y se estará desarrollando a su pleno potencial.

 

Un pelaje perfecto y una piel sana

La dieta adecuada, aseo continuo y un entorno limpio y confortable deberían mantener el pelaje y la piel de tu gatito en perfecto estado. Pero desgraciadamente, los gatitos, al igual que los gatos adultos, pueden sufrir enfermedades de la piel. El pelo se les puede volver débil, e incluso caerse, y su piel puede picarles, o volverse rojiza e irritada. Las causas pueden ser variables; desde sensibilidad a un alimento concreto, mordeduras de insectos, alergias, garrapatas, parásitos e incluso un exceso de limpieza.

 

Pulgas Algunos gatitos se vuelven alérgicos a la saliva de las pulgas, afección conocida como 'hipersensibilidad a la picadura de la pulga' o alergia a las pulgas. Si tu gatito la sufre le saldrán costras en la piel y le picará mucho. Además, una sola picadura de pulga puede causar la enfermedad conocida como 'dermatitis alérgica', cuyos síntomas son prácticamente los mismos. Si observas alguno de estos síntomas en tu gatito, llama inmediatamente al veterinario que te recetará algo para aliviar la irritación y desde luego, para librarle de las pulgas.

 

Tiña

No, la tiña no es un parásito, sino una infección producida por un tipo de hongo. Sus síntomas son manchas circulares de piel levantada. La tiña puede contagiarse de un gato a otro, pero también del gato al ser humano. No es fácil de detectar, así que si sospechas que tu gatito pueda tener algún problema en la piel o el pelaje, lo mejor que puedes hacer es contactar inmediatamente al veterinario.

Las orejas de tu gatito

Un chequeo continuo de tu gatito, en especial de sus orejas, será útil para descubrir problemas sin alarmarlo. Si tiene algún problema te darás cuenta enseguida. Lo primero es que tendrá las orejas un poco caídas y además sacudirá mucho la cabeza. Si ves algún tipo de sustancia gris o marrón oscura, o depósitos de cera, puedes estar seguro de que son ácaros. No te preocupes porque no son difíciles de eliminar.

Los ojos de tu gatito

Como podrás imaginarte, los ojos de tu gatito deberían ser claros y brillantes, y no tener legañas. Cualquier líquido pegajoso o legaña podría ser resultado de una infección. Límpiale las legañas regularmente con agua caliente y sal (aproximadamente una cucharilla cada medio litro). Además, como la infección podría estar provocada por distintos motivos, es mejor que lleves a tu gatito al veterinario.

Estornudos

Los estornudos pueden ser síntomas de una enfermedad de vías respiratorias superiores que a menudo recibe el nombre de "gripe felina". Así que si estornuda frecuentemente, es recomendable que visites al veterinario.

Pero no está de más recordar que los estornudos también podrían significar que ha inhalado polen, una brizna o una semilla de hierba, una mota de polvo, sprays de limpieza o el humo de un cigarrillo.

 

[ ↑ skip to content ↑ ]