[ ↓ skip to navigation ↓ ]

Un buen cuidado de salud empieza en casa

Tú eres tan importante para la salud de tu gatito como tu veterinario

Checking cats' pawsEl chequeo rutinario de la salud de tu gatito empieza en casa. Como también sucede con los seres humanos, prevenir es mucho mejor que curar. Además, como no hay mejor conocedor de un gatito que su propio amo, tú eres la persona idónea para convertirte en los 'ojos' y los 'oídos' del veterinario.

 

Hay que empezar los buenos hábitos lo antes posible

Es muy importante que acostumbres a tu gatito a que te deje que lo cojas para poder mirarle bien por todos lados. Esto lo hará todo más sencillo. A continuación una lista de cosas que deberías vigilar continuamente:

 

¿Está engordando?

No debes permitir que tu gatito acumule kilos de más. Por otro lado, si está demasiado delgado podría estar enfermo. El veterinario debería llevar un registro detallado del peso y desarrollo de tu gatito. Si tú quieres llevarlo también, puedes descargarte el Gráfico de Crecimiento Hill's y usarlo para trazar la curva de crecimiento de tu gatito.

Además, si estás preocupado por el peso de tu gatito, acude al veterinario.

 

¿Parece sano el pelaje de tu gatito?


El pelo de tu gatito debería ser brillante. Cuando lo mires debes buscar descamaciones o calvas. ¿Tiene pulgas o hay indicios de deposiciones de pulga? Si tiene el pelo ralo o parece apagado, podría ser un síntoma de deficiencia nutricional o de alguna enfermedad. Consulta con el veterinario si tienes la menor preocupación al respecto.

 

Examina bien sus ojos y orejas

Míra bien los ojos de tu gatito. ¿Tienen alguna secreción? ¿Los tiene enrojecidos? También debes bajarle con mucho cuidado los párpados inferiores para comprobar que tienen el interior de color rosa pálido.

Ahora mira bien sus orejas. Deberían estar limpias y rosadas, y no deberían tener suciedad o oler de manera fuerte y desagradable. Comprueba que no tengan cera, especialmente cera oscura, ya que esto podría indicar que tiene parásitos o una infección de oído. A la mínima preocupación que tengas sobre el estado de los ojos u oidos de tu gatito, deberías acudir al veterinario.

 

Examina bien sus dientes y encías

Ábrele la boca con mucho cuidado. ¿Tiene las encías rosadas? ¿Parecen sanas? ¿Tienen depósitos de sarro (están amarillos o marrones)? ¿Le huele mal el aliento?

Los problemas dentales en los gatos son bastante comunes. Muchos pueden evitarse si te acostumbras a cepillarle los dientes unas tres veces a la semana. Puedes comprar pasta de dientes con sabor a carne o a pescado en cualquier tienda de animales y también en consultas veterinarias. En cuanto al cepillo basta con uno para niños... Eso sí, asegúrate de no ponerlo junto al resto de cepillos de la familia. Otra opción es compar un cepillo especial para gatos en tu consulta veterinaria.

Cuando tu gatito se convierta en adulto, es posible que el veterinario te recomiende que le des alimento Hill's Science Plan Feline Oral Care o Prescription Diet t/d. Está comprobado que estos alimentos reduce las posibilidades de que tu gato desarrolle placa, sarro o manchas en los dientes.

 

Inspecciona sus uñas y las almohadillas de sus patas ¿Tiene cortes o grietas? ¿Necesitas hacerle la 'manicura'?

¿Cómo debería estar? Probablemente, lo más importante de chequear del estado de salud de tu gatito en casa es aprender qué es lo 'normal'. Por ejemplo, ¿tiene alguna hinchazón o algún bulto extraño? Y ante cualquier preocupación debes acudir inmediatamente al veterinario.


[ ↑ skip to content ↑ ]