[ ↓ skip to navigation ↓ ]

Conocer al veterinario

Encuentra al veterinario que tu nuevo gatito se merece

Seguramente quieres lo mejor para tu gatito y una de las cosas más importantes que puedes hacer por él es encontrarle un buen veterinario. Al fin y al cabo, vas a tener que confiar en él durante mucho tiempo

Una recomendación de un familiar o de un amigo es una buena manera de encontrar un buen veterinario aunque también puedes seguir tus instintos. ¿Son amables las auxiliares? ¿Te tratan bien? ¿Saben de lo que hablan? ¿Qué horarios tienen y qué pasa si tu gatito se pone malo fuera de esas horas? Actualmente, muchos veterinarios además de cuidados médicos ofrecen otros servicios. Por ejemplo, venden de todo, desde  alimentos para mascotas hasta bandejas sanitarias. Puede resultarte útil. 

No debes ir sólo cuando tu gatito enferme

Atrás quedaron los días en que se llevaban a las mascotas al veterinario sólo cuando estaban enfermas. Las revisiones médicas periódicas durante los primeros meses de vida de tu gatito son muy útiles para detectar cualquier pequeño problema de salud antes de que pueda agravarse. Además, muchas clínicas ofrecen consultas sobre los temas más variados, empezando por los collares y acabando por el adiestramiento.

Otra ventaja de no llevarlo sólo cuando esté enfermo, es que se acostumbrará al lugar. Los gatos son muy listos y el tuyo pronto aprendería a temer las visitas al veterinario si es un lugar donde sólo le pasan cosas desagradables, como que le pongan vacunas.

Los preparativos

No es extraño que te pongas nervioso antes de llevar a tu gatito por primera vez al veterinario. No tengas miedo; está en buenas manos. De todas formas, un poco de preparación te ayudará a convertir la experiencia en algo positivo.

 

Antes de la primera consulta debes preguntarle al veterinario cómo debes prepararte para la visita. Esto depende de cada veterinario. En general es conveniente traer todos los documentos médicos que tengas para el gatito.  Además, si tienes seguro médico o si tu mascota ya tiene implantado el microchip, no estará de más que le lleves también los documentos pertinentes.

 

Prepara un transportín cómodo para tu gatito. Puedes conseguir uno en cualquier tienda de animales y en la mayoría de las clínicas veterinarias. Ponle una mantita suave dentro y podrías incluso rociar el interior con un poco de feromona especial para gatos; esto le ayudará a relajarse y tranquilizarse.

 

Prepárate a contestar todo tipo de preguntas sobre la vida de tu gatito. ¿Qué come? ¿Duerme mucho y es tranquilo o es activo y juguetón? ¿Lo has vacunado, desparasitado, se le ha hecho el tratamiento de control de pulgas u otros tratamientos, o probablemente lo ha hecho su dueño anterior? Recuerda que tú también puedes preguntarle todas las dudas que puedas tener. ¿Hay algo que no tengas claro, de lo que no estés seguro? Pregúntaselo al veterinario, él tratará de aclarártelo y te aconsejará al respecto.

Qué debes esperar


Debes intentar llegar lo antes posible a la consulta. Posiblemente tengas que rellenar algunos formularios. Luego alguien de la plantilla os llevará a ti y a tu gatito a la sala de exploración donde probablemente primero le tomarán la temperatura a tu gatito y lo pesarán. Luego el veterinario examinará a tu gatito. Antes de empezar el chequeo, seguramente se lo tomará con calma, ganándose primero su confianza, acariciándole suavemente y hablándole tranquilamente. El veterinario primero observará cuidadosamente cada rincón de su cuerpo, buscando indicios de enfermedades o cualquier cosa fuera de lo normal. En este momento te hará preguntas rutinarias y tú también podrás plantearle tus dudas. También se interesará por su tipo de alimentación, porque todas las investigaciones demuestran que la comida es vital para que tu gatito se desarrolle correctamente. Vuestra conversación ayudará al veterinario a conocer bien a tu gatito y a crear un clima de confianza entre vosotros que debería ser para toda la vida de tu gato.

Antes de marcharte debes recoger los nuevos documentos médicos de tu gatito y el alimento o las medicinas que el veterinario le haya prescrito. Luego puedes llevar a tu gatito a casa; una vez allí dale muchos mimos e incluso ofrécele alguna golosina como recompensa. Luego con toda seguridad se irá a dormir; ¡ha sido una jornada tan intensa para un gatito!

Seguro para mascotas


Si tu gatito no se encuentra bien, debes de estar preocupado y lo último que necesitas es un estrés adicional provocado por la preocupación por el precio de la asistencia médica. Es por ello que muchos dueños de mascotas prefieren tener un seguro médico. Vale la pena investigar un poco comparando las condiciones y los precios, si dispones de acceso a Internet, podría ayudarte mucho. Recuerda que un seguro para mascotas no cubrirá la asistencia médica rutinaria y que es muy importante leer la "letra pequeña" antes de firmar.

 

[ ↑ skip to content ↑ ]