[ ↓ skip to navigation ↓ ]

Enseñar a tu gatito a hacer sus necesidades

Enseñando a tu gatito a hacer sus necesidades

Los gatos son limpios por naturaleza y es bastante probable que tu gatito haya aprendido de su madre a utilizar la bandeja de las deposiciones. Lo único que tienes que hacer es comprar una bandeja de plástico y ponerle suficiente arena como para cubrir el fondo (de ser posible, usa el mismo tipo de arena que utilizaba en el criador para que tu gatito reconozca su textura y olor). Enséñale donde está la bandeja y llévale allí después de las comidas o siempre que detectes síntomas de que tiene ganas de ir al servicio, como por ejemplo, si se agacha o empieza a olfatear el suelo.

Bandejas. Lo que se puede hacer y lo que no

Coloca la bandeja de tu gatito lejos de su cama y de su comida, en un lugar donde tenga un poco de privacidad.

Cambia regularmente la arena de la bandeja, los gatitos son bastante remilgados y no querrá usarla si la ve sucia. Algunos desinfectantes como la lejía son tóxicos para los gatos, así que lo mejor es usar agua caliente y detergente. Si estás embarazada es mejor que lo haga otra persona, aunque también puedes utilizar guantes de goma y lavarte bien las manos después. Esto reducirá el riesgo de que contraigas la toxoplasmosis, una enfermedad bastante rara, pero que puede ocasionarle graves problemas al feto.

Cuando tu gatito sea lo suficientemente grande como para salir al exterior, quizá quieras prescindir también de la bandeja. Pero no debes apresurarte, ya que podrías encontrarte con que, por ejemplo hace demasiado frío fuera de casa, y tu gatito no está dispuesto a salir a la calle para hacer sus necesidades.

Accidentes

Hasta el gatito más listo puede tener un accidente. Pero sea lo que sea no debes castigarle por ello. Elógiale cuando utilice la bandeja, incluso dale una pequeña recompensa. Verás como pronto vuelve a utilizarla.

[ ↑ skip to content ↑ ]