[ ↓ skip to navigation ↓ ]

Plantas de interior tóxicas

En los últimos años muchos dueños de gatos han optado por tener a sus mascotas en casa. Es comprensible, ya que el peligro de accidentes de tráfico es muy alto, tanto en zonas rurales como en las urbanas. Pero la vida en casa también podría ser peligrosa. El aumento de peso por falta de ejercicio físido o los problemas de conducta por falta de estímulos son fáciles de solucionar gracias a la alimentación correcta y a los juguetes y juegos que hacen que los gatos se mantengan activos. Pero ¿de qué otras maneras puedes asegurar que tu gato esté sano y salvo en casa?

Entorno seguro

Las plantas de interior pueden representar un peligro importante para los gatos que sienten una tentación especial por masticar las hojas o las flores. El gato puede verse más o menos afectado dependiendo de la parte de la planta que se haya comido: por ejemplo, los bulbos de narcisos son una causa común de intoxicación en los perros, pero las hojas y las flores (que es más probable que mastique un gato) son una fuente de intoxicación mucho menos común. Para estar seguro, lo mejor es evitar los narcisos y las azucenas ya que son una de las fuentes más comunes de intoxicación por plantas en las mascotas. Es importante recordar que los ramos de flores frescas también pueden comerse - por ejemplo, el lirio de los valles es tóxico para gatos.

La raíz del problema

Tu gato no necesita tragarse la planta para resultar afectado, ya que algunas plantas, por ejemplo el crotón, tienen savia tóxica que se libera al masticar la planta, y produce ampollas en la boca. Sin embargo, hay que evaluar los riesgos en su justa medida. En algunos casos la reacción tóxica a las plantas puede ser muy leve y en otros es 'autolimitante', lo que significa que el gato se recuperará por sí solo. No es raro ver enormes listas de plantas de interior que pueden ser tóxicas para los gatos. En realidad, muchas de estas plantas les parecen poco interesantes o poco atractivas a la mayoría de los gatos. Por ejemplo, estas listas a menudo incluyen los ciclámenes, pero sólo la raíz de esta planta es venenosa y no parece probable que la planta les parezca tan atractiva que vayan a excavar para  comerse la raíz en cantidades suficientes como para provocar una intoxicación.

Consejos útiles

  • Evita comprar plantas de interior de las que se sepa que puedan provocar reacciones tóxicas en niños o mascotas - si representan un peligro para los niños, probablemente sean un peligro para los gatos
  • Si tu gato ha comido una cantidad suficiente de cualquier planta de interior o un poco de una planta tóxica conocida, o bien muestra síntomas de salivación o malestar después de haber masticado una planta, contacta inmediatamente con tu veterinario
  • PIensa en la posibilidad de colocar papel de aluminio o film transparente alrededor de la base de tus plantas de interior - esto hará que cavar alrededor de las raíces de la planta no sea atractivo para tu gato.
  • Asegúrate de que tu gato siempre tenga  disponible mucha agua fresca (para evitar la tentación de masticar hojas porque contienen humedad)
  • Para mantener a tu gato distraido mientras estés fuera, ofrécele juguetes, suministro regular de comida mediante dispensadores automáticos o un móvil en la ventana con el que juegue el viento, porque el aburrimiento puede hacer que se coma las plantas.
Las plantas de interior venenosas más comunes Azalea Lirios, incluyendo lirio de Pascua, lirio de día (Hemerocallis), lirio tigre Crotón Narcisos (Narcissus species) Caladium Dieffenbachia (picatón) Ficus (árbol de la goma, llorón y de higos variegados) Filodendro Monstera (planta de queso suizo) Oleandro Poinsettia Cereza de Navidad Acebo
[ ↑ skip to content ↑ ]