[ ↓ skip to navigation ↓ ]

Comprender a tu gatito

Saber qué quiere tu gatito

Los gatos consiguen hacernos saber lo que quieren, ya sea por medio de sonidos o del lenguaje corporal. Así que no tardarás mucho en entender lo que tu gatito está tratando de decirte.

Maullidos

Conforme tu gatito vaya creciendo, oirás cada vez menos maullidos, pero aprenderás a comprender sus maullidos más adultos y más diferenciados. Los maullidos 'graves' suelen significar que se siente incómodo o infeliz por algún motivo. Los maullidos 'agudos' indican que se siente feliz y si maúlla repetidamente es porque quiere llamar tu atención por algún motivo. ¡Al final, llegarás a entenderlo cuando tu gatito intente decir: "déjame en el suelo", "dame de comer" o "quiéreme"!

Es interesante saber que en general los gatos no maúllan a otros gatos, casi siempre maúllan a los humanos. Así que escucha ¡porque te está hablando a ti!

Ronroneos

El ronroneo es un signo de satisfacción, aunque no siempre indica que se siente feliz. Por ejemplo, un gato que se siente enfermo o ansioso puede ronronear para reconfortarse. Aunque en la mayoría de los casos, si tu gatito ronronea y se restriega contra ti, es una señal de afecto o te está pidiendo algo, por ejemplo comida.

Bufidos y gruñidos

Cuando oigas esto, puedes estar seguro de que tu gatito está asustado. Bufa para parecer terrorífico y poder defenderse de alguna amenaza. Generalmente escucharás estos bufidos y gruñidos durante tensos encuentros con otros animales.

Restregándose contra ti

Cuando tu gatito frota su cara contra ti segrega feromonas. Son unas hormonas de satisfacción que se segregan desde sus mejillas. Es una buena señal, ya que significa que tu gatito se siente bien contigo y te demuestra que le gustas.

El rabo indica muchas cosas

El rabo de los gatos es un excelente indicador de sus sentimientos. Un gatito que se siente feliz llevará el rabo erguido, mientras que si está asustado lo ocultará entre las patas. Si un gato adulto lo mueve de lado a lado generalmente indica que está impaciente o irritado. Si este movimiento es muy rápido, puede indicar que está realmente nervioso; es una conducta claramente intimidatoria. El rabo tieso es una señal segura de excitación y curiosidad de tu gatito.

Las orejas erguidas indican interés por lo que hay a su alrededor. Erguidas y un poco inclinadas hacia delante quieren decir que tu gatito se siente relajado y amigable. Sin embargo, gachas y aplastadas contra la cabeza son un signo de agresividad, indican inequívocamente que está a punto de producirse una pelea.

Los 'amasados' de tu gatito

No es extraño ver a un gatito 'amasando' en el sitio donde va a tumbarse. Este es un acto placentero que le transporta a cuando mamaba de su madre y 'amasaba' la mama para que saliera más leche.

Los hábitos de tu gato: curiosear, curiosear...

Sin duda, los gatos son seres curiosos. ¿Has desplegado alguna vez un periódico sobre la mesa y has intentado leerlo cuando tu gato está cerca? Seguro que salta sobre la mesa y se coloca en medio, desafiándote a que le eches. No querrá cambiar su sitio por nada del mundo, nada de ponerlo sobre un cojín ni algo por el estilo. ¿Y sabes por qué? Pues porque allí, en ese preciso lugar, tiene toda tu atención.

Si se tumba de espaldas y encoge las patas, tu gato indica total sumisión y confianza en ti. También quiere captar tu atención. Y cuando salte sobre tu regazo y se apriete contento contra ti, no tendrás ya ninguna duda de lo que siente sobre su nuevo entorno.

[ ↑ skip to content ↑ ]