[ ↓ skip to navigation ↓ ]

Cuidado dental para perros

Lo creas o no, cuidar los dientes de tu perro es tan importante como cuidar los tuyos. Un cuidado dental adecuado es esencial para que tu mascota mantenga una buena salud global.

La placa y el sarro

La saliva, las bacterias y las partículas de comida se unen para formar la placa dental que, si no se hace nada para retirarla, se va acumulando poco a poco sobre los dientes. Los minerales de la saliva convierten la placa en sarro, un depósito amarillento sólido que se acumula en la línea de las encías. El sarro puede irritar las encías y provocar gingivitis, que es el inicio de la enfermedad periodontal.

Un problema que se agrava con el tiempo

La acumulación de placa puede convertirse en un problema grave a medida que los perros se hacen mayores. Las bacterias y sus toxinas atacan los dientes, los huesos, las encías y el tejido conectivo alrededor del diente, lo cual puede dar lugar a una infección grave y a la caída del diente. Las bacterias que causan la infección pueden, además, penetrar en el torrente sanguíneo y propagarse a los pulmones, el hígado, los riñones y el corazón. Por lo tanto, cuidar los dientes de tu perro es importante, no sólo porque hará que esté más sano, también porque te ayudará a evitar problemas dentales graves cuyo tratamiento puede ser muy costoso.

Señales indicadoras

Tu veterinario podrá detectar cualquier problema que tu perro pueda tener durante las revisiones, pero hasta entonces hay algunas cosas que puedes vigilar:

  • Depósitos de sarro amarillos y marrones en la línea de la encía
  • Dificultades a la hora de comer
  • Encías inflamadas y sangrantes
  • Mal aliento

Recuerda que el mal aliento de los perros puede deberse a varios problemas de salud y que no hay que considerarlo algo normal en un perro mayor.

Un buen cepillado

¿Y qué puedes hacer para cuidar los dientes de su perro? En realidad, lo mismo que haces para cuidar los tuyos: un cepillado regular, una buena dieta y revisiones dentales periódicas. Cepillarle los dientes te resultará más fácil si empiezas a hacerlo desde cachorro, aunque con un poco de paciencia los perros de cualquier eded acaban aceptándolo. No utilices pasta de dientes para personas: la espuma les molesta e incluso puede sentarles mal. Hay pastas formuladas especialmente para mascotas que son más seguras y cuyo sabor les gustará mucho más. Dependiendo del tamaño de los dientes y de la boca de tu perro, puede que puedas utilizar un cepillo de dientes normal. Pero también existen cepillos diseñados especialmente para las mascotas, que se ponen en un dedo para facilitarte su uso. Pregunta a tu veterinario qué te recomienda.

No tengas prisa

Para que tu perro se acostumbre a que le cepillen los dientes, empieza con mucha confianza para calmarlo. Déjale probar un poco de pasta de dientes y luego masajea suavemente sus dientes para que note cómo es la nueva sensación. Al principio es posible que no le guste pero ten paciencia, al final lograrás que se acostumbre. Cepilla los dientes con movimientos circulares prestando especial atención a la unión de los dientes con la encía. Luego, cuando ya casi hayas acabado, cepille verticalmente los dientes para mover hacia el interior de su boca la placa que hayas retirado. Deberías cepillar los dientes de tu perro al menos una vez a la semana aunque lo mejor es hacerlo una vez al día.

Alternativas al cepillado

Existen alimentos para perros especialmente formulados para reducir el sarro y prevenir la aparición de la enfermedad periodontal. Es la manera más sencilla de asegurarte de que tu perro recibe alguna forma de "cepillado dental" cada día. Consulta a tu veterinario si  existe algú alimento o método concreto que te recomiende por encima de los demás. En todo caso, recuerda que mantener los dientes de tu perro en buen estado es esencial para su salud en general.

[ ↑ skip to content ↑ ]