[ ↓ skip to navigation ↓ ]

Una piel y un pelo sanos

El mantenimiento de una piel y un pelo en buenas condiciones constituye una parte importante de la salud de tu perro. La cantidad de cuidados que necesite será variable, pero todos los perros deberían someterse un régimen de cuidados adecuado. Puede encontrar muchos sitios que ofrecen diferentes servicios de aseo a precios razonables.

En una tienda especializada en mascotas pueden aconsejarte un buen peluquero canino, o puede que tu clínica veterinaria también te ofrezca servicio de peluquería. Busca un peluquero que esté bien preparado, que sea profesional y que conozca las necesidades que tiene tu perro, en función de su raza o tipo de pelo. Entre sus servicios es probable que también te ofrezcan la limpieza de las orejas y el corte de uñas.

Cepíllalo tú mismo

Puede que prefieras asear a tu perro tú mismo o hacer la mayor parte del trabajo, llevándolo al peluquero sólo de vez en cuando. Es una buena oportunidad para pasar más tiempo con él, sobre todo porque a la mayoría les encanta que les cepillen y les presten atención. Un perro con un pelo sano lo tendrá mullido y relativamente suave, incluso en el caso de razas de pelo corto o rizado.

El pelo debería estar brillante, pero no grasiento, y no debería tener un olor fuerte. Un perro con mal pelo lo tendrá seco y quebradizo, con más pelos sueltos de lo normal. Incluso puede tener la piel grasienta o descamativa. Otros síntomas de un pelo en mal estado pueden ser la presencia de calvas o un olor a rancio.

Cepíllalo de forma regular

El cepillado es la parte más importante del aseo de un perro. Las razas de pelo largo necesitan que se les cepille dos veces a la semana, mientras que en el caso de los perros de pelo grueso o a los que se les cae mucho el pelo una vez a la semana puede ser suficiente. Pero incluso los perros de pelo corto se beneficiarán de un cepillado regular para eliminar los pelos sueltos.

Como en cualquier trabajo, el cepillado requiere las herramientas adecuadas ya que existen tantos tipos de cepillos como tipos de pelajes. Lo ideal sería tener dos cepillos, uno con las púas más separadas para la capa exterior del pelo y otro con púas más juntas para un cepillado más profundo y para la zona de la cabeza y la cara. Pregunta a tu veterinario o al peluquero de tu perro para que te recomienden los cepillos más adecuados.

El baño

El "olor a perro" normalmente es consecuencia de la acumulación de bacterias y grasa en el pelo. Y aunque tu perro probablemente esté perfectamente feliz sin un baño, un buen lavado eliminará esta acumulación. Sin embargo, no se debe "bañar en exceso" a los perros, ya que un exceso de lavados podría producir sequedad e incluso irritación de la piel, así que, a no ser que esté especialmente sucio (por barro, heces, etc), no es recomendable que bañes a tu perro más de una vez al mes.

Como regla general, no utilices champú para personas. Un champú para bebés es más seguro y no irrita los ojos, pero los detergentes que incluyen son tan suaves que no quitan la suciedad o grasa abundantes. Lo ideal es usar un producto especialmente formulado para perros. Puedes encontrarlos en tu veterinario o en tu tienda especializada.

La nutrición adecuada

Otro aspecto importante para mantener un pelo sano es la nutrición. El pelo está compuesto principalmente por proteína y, cuanto mejor sea la nutrición de tu perro, mejor será su aspecto. Los alimentos ricos en ácidos grasos esenciales son especialmente buenos para la salud de la piel y el pelo. Si tu perro presenta problemas de piel o pelo, puede que se deba a la alimentación. Asegúrate de preguntar a tu veterinario qué alimento te recomendaría para mantener la piel y el pelo de tu perro sanos.

[ ↑ skip to content ↑ ]