[ ↓ skip to navigation ↓ ]

¿Es el suyo un perro quisquilloso?

¿Le da a su perro el alimento más nutritivo y sabroso y sólo lo huele y lo lame? ¿Cuando llega la hora de comer, no come? ¡Al parecer tiene un perro quisquilloso! Puede pensar que su perro quiere o necesita más variedad en su dieta.

En realidad comerá felizmente el mismo alimento cada día del resto de su vida a condición de que sea nutritivo y sabroso. Recuerde que su perro es un descendiente de cazadores oportunistas que estaban acostumbrados a comer lo que podían y cuando podían.

Malos hábitos

A menudo el problema de ser quisquilloso con el alimento no está causado por la conducta de los perros sino por la nuestra. Dar a su perro restos de alimento de su mesa o demasiadas golosinas puede volverlo quisquilloso. Su perro aprenderá a no comer de su cuenco esperando obtener un alimento más atractivo que el que ya tiene. Por lo tanto, absténgase de dar a su perro alimento de su mesa y reduzca la cantidad de golosinas.

Si cuando su perro era más joven, intentó darle varios alimentos diferentes para ver cuál de ellos prefería, es posible que le haya dado la impresión de que puede esperar a obtener algo mejor. Si abre varias latas de alimento e intenta persuadir a su perro de comer algo en cada comida, su perro le tiene adiestrado a usted. La manera más eficaz de corregir esta conducta es ayudar a su perro a entender que no hay opciones.

Déjele alimento durante media hora y si no se la come, retírela. Cuando sea hora de darle su siguiente alimento, déjesela y vuelva a retirarla en media hora. Después de un día o dos su perro puede empezar a olisquear buscando golosinas. No se rinda y siga su programa. Su perro no se está muriendo de hambre. Si tiene hambre, comerá. Posiblemente tenga que aguantar sus quejas pero esta técnica es muy eficaz para que su perro deje de ser quisquilloso.

Un cambio gradual

Si está cambiando la dieta de su perro, debe hacerlo gradualmente. Empiece añadiendo una pequeña cantidad del nuevo alimento a su alimento habitual, y luego aumente gradualmente la cantidad de alimento nuevo mientras reduce la proporción del alimento anterior. Esto le será muy útil para acostumbrar a su perro al nuevo alimento y evitar la huelga de hambre. Si está cambiando de alimento húmedo a seco, intente añadir un poco de agua caliente al alimento seco.

No deje alimento húmedo fuera durante demasiado tiempo porque puede estropearse especialmente si hace calor. Si su perro se vuelve muy quisquilloso de repente, sin haber mostrado este tipo de conducta antes, es posible que tenga algún problema de salud. Observe si tiene vómitos, diarrea, apatía o pierde peso y no dude en llevar a su perro al veterinario si cree que está enfermo.

[ ↑ skip to content ↑ ]