[ ↓ skip to navigation ↓ ]

Cómo elegir el mejor juguete para tu perro

Una de las mejores cosas de ser propietario de un perro es lo mucho que les gusta jugar, y elegir el mejor juguete para él es algo importante para vuestra relación. Bien sea esa pelota que no se cansa de atrapar al vuelo o la cuerda que no para de lanzar y morder, los juguetes forman parte de su bienestar. ¿Qué deberías tener en cuenta a la hora de elegirlos?

Edad

Aunque su forma de madurar es distinta a la nuestra, siempre hay que tener en cuenta su edad a la hora de escoger un juguete. Un cachorro de tres meses tiene aún los dientes de leche, así que a esa edad los juguetes deberán ser de tela o goma muy blanda. Entre los tres y los nueve meses cambiará los dientes de leche por los permanentes, por lo que en esta etapa es conveniente evitar los juguetes de goma dura. Además es aconsejable armarse de paciencia y disponer de una buena variedad de juguetes que pueda masticar, ya que tratará de morder cualquier cosa que se ponga a su alcance.

Una vez pasada la fase de la dentición, tu perro ya tendrá una mandíbula lo suficientemente fuerte como para morder juguetes de goma más dura y jugar a cazar pelotas o tirar de cuerdas. A partir de los siete años empezará a convertirse en un perro senior y es posible que su mandíbula y sus dientes ya no tendrán la misma fortaleza que antes, pero aún así seguirá siendo importante que disponga de juguetes (más blandos y fáciles de morder) que le ayuden a mantenerse activo. Por suerte, existen muchas varidades de juguetes y algunos están específicamente diseñados para perros de edad avanzada, por lo que no te será difícil encontrar opciones para la edad, el tamaño y las preferencias a la hora de morder de tu perro.

Tamaño y textura

Incluso aunque sea un adulto completamente desarrollado un Yorkshire Terrier nunca podrá tener la boca de un Pastor Alemán, así que a la hora de elegir los juguetes de tu perro recuerda tener en cuenta el tamaño y la potencia de su mandíbula. También hay que considerar la resistencia del juguete: si es poco consistente podría romperse y tu perro podría aspirar o tragarse los fragmentos desprendidos, pudiendo ahogarse, atragantarse o tener problemas gastrointestinales. Por las mismas razones, si detectas que sus juguetes empiezan a estropearse, tienen roturas o desgarros, lo mejor es que pienses en cambiarlos por otros nuevos.

El tamaño de juguete también es importante. Si es muy pequeño tu perro podría tragárselo con facilidad. Como regla general piensa que un juguete lo suficientemente pequeño como para caber detrás de sus molares supone siempre un factor de riesgo.

Por último, ten en cuenta que aunque tú decidas los juguetes que ofrecerás a tu perro, él tendrá sus propias preferencias y estará siempre dispuesto a hacértelas saber.

Tipos de juguetes

Incluso con toda la información del mundo, puede que te sientas desorientado a la hora de elegir un juguete en tu tienda de mascotas. Existen cuatro tipo de juguetes básicos, y seguro que alguno de ellos se convertirá en el favorito de tu perro.

Pelotas

Hay pelotas para perros de goma, de felpa, de espuma, de tenis y muchas más. Algunas son tan sofisticadas que incluso flotan y brillan en la oscuridad…¡para que puedas jugar con tu perro incluso en la piscina y en plena noche! No obstante un modelo clásico puede ser igual de válido para mantener a tu perro activo. Cuando encuentres la pelota con el tmaño adecuado para tu perro, asegúrate de que está fabricada con un material duradero y de que no es fácil de romper. Las pelotas son un juguete fantástico porque a los perros les encanta jugar a buscar y traer, y eso también te involucra a ti en el juego, ayudando a reforzar el vínculo que os une.

Cuerdas

A la mayoría de los perros les guata jugar a tirar de una cuerda con sus dueños o con otros perros. Y aunque algunos puedan pensar que esto puede inducir a comportamientos agresivos, no hay nada que temer si se juega adecuadamente y tu perro está correctamente educado. Quizás lo más importante a recordar sobre las cuerdas para perros es que deben ser resistentes y no romperse con facilidad. Generalmente están fabricadas de lino, cuero, algodón u otros tipos de fibras, así que es necesario reemplazarlas en cuanto empiezan a deshilacharse o romperse. Es también importante recordar que debes evitar jugar de forma agresiva al "tira y afloja" con tu perro, y nunca debes tirar fuertemente de la cuerda para sacársela de la boca, ya que podrías provocarle daños en la boca. Si quieres que deje de morderla tendrás que entrenarle para que lo haga respondiendo a órdenes como "deja" o "suelta". Por último, aunque la mandíbula de los perros es muy fuerte, nunca debes tirar de la cuerda en vertical para levantar a tu perro del suelo mientras la muerde: podrías causarle problemas en la mandíbula, el cuello y la columna vertebral.

Juguetes para meter croquetas y juguetes para morder

Aunque para los perros cualquier cosa puede ser susceptible de ser mordida, existen juguetes específicamente diseñados para este fin. Generalmente están fabricados con nylon o con goma dura, y están diseñados para ser duraderos. Algunos pueden incluso rellenarse con premios y utilizarse como herramienta durante el entrenamiento. Estos juguetes deben ser lo suficientemente blandos como para morderse sin suponer un riesgo para los dientes, pero lo suficientemente duros para no romperse en trozos pequeños. A medida que tu perro crezca tendrás que ir adaptando el tamaño y la dureza de sus juguetes para morder (los de cachorros son más pequeños y blandos y los de adulto más grandes y duros). Por último, en el caso de los juguetes en los que se pueden meter croquetas, asegúrate de utilizar alimentos o premios saludables para mantenerlo sano a la vez que activo.

Muñecos de peluche

Los peluches son los juguetes favoritos de muchos perros, pero desgraciadamente en la mayoría de las ocasiones no son muy seguros debido a que se rompen con facilidad y los perros pueden ingerir pequeñas piezas desprendidas. No obstante, los peluches pueden ser juguetes aceptables si se utilizan con la debida supervisión. Pueden ser una buena opción para proporcionar consuelo a los cachorros muy jóvenes antes de la fase de dentición, ya que en ocasiones les encanta acurrucarse sobre ellos para dormir. Si a tu perro le encantan este tipo de juguetes, no es necesario que se los retires, pero asegúrate de que sabe distinguir qué peluches son los suyos y cuales pertenecen a los niños de la familia. Estos juguetes, como los premios, también pueden utilizarse para entrenar a los perros. Si notas que el tuyo tiene preferencia por un peluche en particular, dáselo como premio cuando obedezca a una orden determinada como ""siéntate"". Enseñarle cuales son sus juguetes es también una parte importante del entrenamiento, que te servirá además para evitar que muerda objetos inapropiados como los muebles o los juguetes de los niños. Recuerda siempre que la elección del juguete debe ser acorde con la edad, el tamaño y la intensidad de los ""hábitos de masticación"" de tu perro. Además, ten en cuenta que a medida que tu perro crezca, tendrás que cambiarle de juguetes para cachorro a juguetes para adulto y, posteriormente, para perros senior. Y que la seguridad debe ir siempre en primer lugar, seguida de cerca por la diversión.

Biografía de la autora

Katie Finlay

Katie Finlay es escritora y educadora de perros en Los Angeles (California, EE.UU.). Ha trabajado con perros y con sus propietarios en persona y a través de sus artículos durante más de seis años.

[ ↑ skip to content ↑ ]