[ ↓ skip to navigation ↓ ]

Cuando su perro está gravemente enfermo

Si su perro está gravemente enfermo, muy viejo o lesionado puede que tenga que adoptar la difícil decisión de sacrificarlo o no. Es importante recordar que si su perro está sufriendo y usted y su veterinario creen que no volverá a tener buena calidad de vida, entonces la eutanasia es una opción humana y responsable.

Traducida del griego antiguo como "buena muerte", la eutanasia normalmente se lleva a cabo inyectando una dosis alta de barbitúricos (un anestésico eficaz) en el flujo sanguíneo. Esto causa sueño rápido, inconsciencia y finalmente paro cardíaco, normalmente durante menos de un minuto. En la mayoría de los casos la eutanasia se realiza en la clínica veterinaria.

Consuelo

Algunos dueños optan por estar presentes cuando el veterinario duerme a su perro. Esto les da la posibilidad de despedirse. También es una oportunidad para consolar y tranquilizar al perro y asegurarse de que sus últimos momentos estén llenos de calor y amor.

Sin embargo, algunos dueños creen que es demasiado doloroso estar presentes cuando el veterinario "duerme" a su perro. También es una elección completamente aceptable. El veterinario le animará a pasar algún tiempo a solas con su perro antes de que le den la inyección. El personal será amable, comprensivo y se asegurará de que los últimos momentos sean tranquilos.

Su perro habrá llegado a ser un miembro querido de su familia así que es completamente normal tener una profunda sensación de duelo cuando se muera. Recuerde todos los momentos maravillosos y positivos que hayan pasado juntos y tenga por seguro que hizo lo que pudo para querer a su perro, cuidarlo y hacerlo feliz hasta el final.

[ ↑ skip to content ↑ ]