[ ↓ skip to navigation ↓ ]

Algunas reglas básicas

No es bueno consentírselo todo

Al crecer tu cachorro, crecerá también su necesidad de autoafirmación. Frecuentemente los cachorros eligen las comidas como campo de batalla. Pero si claudicas ante él cometerás un error. En esta particular batalla ambos debéis tener claro que tú no vas a darle todo lo que pida. También debes enseñarle a aceptar que tanto tú como tu familia podéis seguir haciendo cosas mientras él come. Por ejemplo, los cachorros pueden volverse muy territoriales con su plato de alimento y gruñir si alguien se acerca. Esta conducta antisocial puede complicarte la vida, así que debes cortarla de raíz. No es difícil de conseguir, tan sólo debes ser paciente. Sigue los pasos que se detallan a continuación y tu cachorro adquirirá 'buenos modales en la mesa'.

 

Menos es más

Sírvele un poco de alimento en el plato y márchate. Cuando termine, acércate y sírvele un poco más. Esto hará que esté deseando que te acerques.

Hazlo feliz

Sabrás que es feliz si mueve el rabo cuando te acercas, lo que tienes que conseguir es que se acostumbre a que te acerques mientras come.

Todo a la vez

Tu cachorro ya está preparado para que le sirvas todo a la vez. Quédate de pie o siéntate a su lado y dale una recompensa extra mientras come. Háblale suavemente y acaríciale mientras pones la recompensa en su plato. Haz esto de vez en cuando hasta que permanezca totalmente tranquilo.

Más difícil todavía

Tu cachorro debe aprender que la gente que le rodea, especialmente los niños, pueden ser algo impredecibles. También debe aprender que no es una amenaza para él. Para conseguirlo puedes imitar los movimientos del niño: por ejemplo, puedes correr hacia su plato y luego darle una recompensa. También puedes chocar suavemente contra él mientras come, o hacer rodar los juguetes, cualquier cosa que pueda distraerle. Si él sigue comiendo tranquilamente, dale una recompensa. Repite esto a menudo, aunque no en cada comida. Si tu cachorro se paraliza a mitad de bocado, gruñe o te mira fijamente, para y vuelve a intentarlo en otra ocasión. Si esta conducta resulta difícil de erradicar es mejor pedirle consejo a un adiestrador profesional. Haz clic aquí para obtener más información sobre adiestramiento

[ ↑ skip to content ↑ ]