[ ↓ skip to navigation ↓ ]

¿Alguna raza en particular?

¿Alguna raza en particular?

Es posible que tengas claro qué perro quieres. Pero si tienes dudas sobre cuál se adapta mejor a tus necesidades, es mejor que lo estudies bien porque hay más de 400 razas entre las que elegir.

Internet: Es un buen sitio para empezar a buscar; en la Red encontrarás infinidad de Webs dedicadas a razas concretas de perros. En algunas de ellas hay tests que te pueden ser de gran utilidad para encontrar la que mejor se adapta a tus necesidades. También puedes consultar a gente que tenga un ejemplar de la raza deseada. Aunque en este tema quien mejor puede aconsejarte es tu veterinario; algunos de ellos incluso ofrecen consultas gratuitas acerca de la compra. El veterinario te informará sobre los rasgos hereditarios de ciertas razas, y también te indicará los informes médicos que deberías reclamarle al criador. Recuerda que cuanto más sepas sobre la raza elegida, mejor podrás cuidar a tu cachorro.

Haz las preguntas adecuadas: Tu veterinario te dirá qué debes preguntarle al criador, qué pruebas deberías reclamar, y si éstas son adecuadas para su raza:
  • En las razas grandes se deben hacer pruebas de displasia; es un chequeo de cadera en el que cuanto más baja sea la puntuación, mejor estarán las caderas.
  • Algunas razas, como por ejemplo Collies, Labradores y Setters Irlandeses necesitan tests oculares específicos.
  • Otras razas precisan análisis de sangre específicos, por ejemplo los Dobermanns para la Enfermedad de Willebrand.

Para ayudarte a decidir: Si tienes niños, es mejor elegir una raza sociable y de buen carácter. Si adoras el campo y la montaña, debes elegir una raza activa que se adapte a tu ritmo de vida. Al contrario, si te gusta la tranquilidad o si tienes un jardín pequeño, será mejor que elijas un tipo de perro al que le guste quedarse tranquilo junto a tu sillón. También es importante que tengas claro el tamaño que va a alcanzar de adulto tu cachorro. Ahora te cabe en casa, pero ¿y cuando crezca? Además debes tener claro que hay razas que necesitan más cuidados que otras. Por ejemplo, las razas de pelaje largo necesitan aseo y cepillado diario, y los revoltosos, como los Dálmatas, necesitan hacer mucho ejercicio.

[ ↑ skip to content ↑ ]