[ ↓ skip to navigation ↓ ]

Primeros auxilios

Primeros auxilios para tu cachorro 

Puppy with bandageOjalá que tu cachorro nunca se lesione gravemente, pero con toda la energía que tiene, es posible que alguna vez se haga daño. Por eso te será de gran utilidad tener algunas nociones de primeros auxilios.

Botiquín de primeros auxilios

Deberías tener siempre a mano unos cuantos elementos básicos, como por ejemplo: vendas de algodón, un rollo de algodón para limpiar heridas, un antiséptico suave indicado para perros para desinfectar heridas y un par de pinzas para quitar aguijones o extraer objetos de la boca.

Huesos, palos, pelotas

Huesos, palos o pelotas pueden obstruirle la boca. Si esto sucede, seguramente le verás intentando sacárselos de la boca con su patita, u observarás que tiene dificultad en cerrar las mandíbulas. Es posible que tú mismo puedas retirar el objeto con unas pinzas. Si no es así, debes llamar al veterinario. Probablemente tengan que sedarle para poder proceder a la extracción del objeto. Como siempre, prevenir es mejor que curar, así que no le dejes jugar con pelotas pequeñas y no le lances palos.

Quemaduras

Si tu cachorro se quema con agua hirviendo, aceite, productos químicos o hielo, precisará atención médica inmediata. Puedes curarle en casa las quemaduras leves. Para ello limpia bien la zona afectada con un antiséptico suave y aplícale un gel calmante, como por ejemplo, aloe vera. Si las quemaduras son graves llévale inmediatamente al veterinario.

Cortes y heridas

Los cachorros pueden hacerse cortes, sobre todo en las patas, si pisan objetos afilados, como por ejemplo cristales. Limpia bien el área afectada con algún desinfectante y véndale si es necesario. Consulta al veterinario si no puedes parar la hemorragia o si la herida es profunda.

Mordeduras de perro

Si tu cachorro tiene la mala suerte de ser mordido por otro perro, es aconsejable que le lleves al veterinario. Pide consulta si la mordedura es leve y llévalo a urgencias si es más grave.

Problemas de oídos

Las orejas de tu cachorro deberían verse brillantes, de color rosa pálido por dentro y no tener cera ni secreciones. Tampoco deberían oler mal. Cualquier problema de oídos debe ser consultado con el veterinario.

Problemas de ojos

Si tu cachorro tiene cualquier problema en los ojos, como conjuntivitis o un arañazo, deberías visitar al veterinario. También debes tratar de impedir que se frote con la pata.

Ataques

Un ataque se reconoce por los movimientos espasmódicos e incontrolados, a menudo acompañados de temblor en la mandíbula y babeos. Un perro al que le ha dado un ataque generalmente se cae de lado y no responde cuando le llamas. Si tu cachorro sufre un ataque no trates de impedirlo. Quita de en medio todos los objetos con los que podría hacerse daño, apaga todos los estímulos, como luces, radio, televisión, lavadora, etc. Y luego oscurece la luz para que pueda recuperarse tranquilamente. Debes consultar al veterinario si tu cachorro sufre un ataque.

Uñas rotas o arrancadas

Pueden ser muy dolorosas y se infectan enseguida. También suelen sangrar mucho. Trata de vendarle la pata y llévalo al veterinario. Es posible que tu cachorro necesite tomar antibióticos y que le seden para recolocarle la uña.

Golpe de calor

El mejor consejo que se puede dar al respecto es que prevenir es mejor que curar. No dejes que tu cachorro permanezca al sol demasiado tiempo los días calurosos y que en verano no salga a la calle a mediodía. Si a pesar de todos tus esfuerzos, sufre un golpe de calor leve, refréscalo lo mejor que puedas utilizando toallas húmedas o un ventilador, haz que beba mucho agua y asegúrate de que descanse mucho. Si ha sido más grave visita al veterinario.

Cojera

Si tu cachorro no puede apoyarse sobre una pata, es posible que la tenga fracturada, en este caso deberías acudir inmediatamente al veterinario. Si no parece tan grave, mírale la pata para buscar espinas, piedrecitas incrustadas o cortes. También deberías mirarle las uñas para ver si alguna está dañada.

Veneno

Los cachorros son muy curiosos y hay muchas posibilidades de que ingiera algo que no debiera. Como sucedía con los golpes de calor, más vale prevenir que curar. Ten una casa y un jardín a prueba de perros, asegúrate de que no hay cosas que podrían ser perjudiciales para él como gránulos para las babosas, lejía o chocolate. Si sospechas que ha ingerido algo que no debía, debes llevar el envase al veterinario para que éste pueda buscar el antídoto adecuado. Si sucede lo peor acude urgentemente al veterinario.

Accidentes de tráfico

Si tu cachorro sufre un accidente, debes llamar inmediatamente al veterinario. Tu cachorro podría estar en estado de choque y reaccionar de manera impredecible, así que es mejor que te acerques a él despacio y con mucho cuidado. Siempre que sea posible, ponlo sobre una manta (o utiliza la alfombrilla del coche) y llévalo urgentemente al veterinario. Como existe la posibilidad de que no puedas moverlo, es posible que tengas que pedirle al veterinario que sea él quien venga.

Aguijones y picaduras de insectos

Si tu cachorro tiene hinchazón en la zona de la boca, nariz o garganta es posible que sea por culpa del aguijón de algún insecto. Como podría causarle dificultades respiratorias, es aconsejable que lo lleves inmediatamente al veterinario. Si la picadura no le ha causa ningún problema más grave, será suficiente con calmarle el dolor aplicando una compresa fría en la zona afectada.

[ ↑ skip to content ↑ ]