[ ↓ skip to navigation ↓ ]

Los tres primeros meses

Tu nuevo cachorro: los tres primeros meses

placeholderSea cual sea su raza, todos los cachorros se desarrollan igual, pasando por las mismas etapas de la infancia a la madurez. Además de conocer cuales son estas etapas, es interesante que seas consciente de lo que tu cachorro es capaz de hacer en cada una de ellas.

Aunque los cachorros sigan las mismas pautas en su desarrollo, los tiempos varían dependiendo de la raza. En términos generales, las razas más pequeñas crecen antes, alcanzando la madurez antes de cumplir el año. Los perros más grandes son un poco más lentos, pudiendo emplear hasta dieciocho meses en completar su desarrollo.

 

De cero a dos semanas

Durante esta primera etapa, igual que un bebé de la misma edad, el cachorro simplemente duerme y mama. Pero es capaz de arrastrarse y cuando tiene frío sabe buscar calor acurrucándose junto a su madre y sus hermanos. Entre los 10 y los 14 días abrirá los ojos, pero durante las siguientes semanas su vista será aún débil.

Tercera semana

Los dientes empiezan a salir. Aprende a caminar y a beber. Hacia el final de la tercera semana se le desarrollará el sentido del olfato. El criador le provocará cierto estrés. No es nada realmente alarmante, lo único que hará será cogerlo del suelo y sujetarlo en distintas posiciones. Este 'estrés' sirve para que el cachorro se acostumbre a ser manejado por humanos y le ayudará a soportarlo mejor cuando crezca.

De tres a doce semanas: socialización

Éste es un periodo crucial para el desarrollo de tu cachorro; si queremos que se convierta en un perro feliz, sano y equilibraoa, necesita empezar a entrar en contacto con humanos y otros perros y también a interactuar con el exterior.

Primera fase - de la tercera a la quinta semana: El cachorro ya reacciona a los sonidos fuertes. Esto le sirve para entender los gruñidos de su madre cuando quiere que deje de mamar. Alrededor de las cuatro semanas, los sentidos del oído, vista y olfato funcionan ya de manera bastante eficiente. Ladra, mueve la cola y juega con sus hermanos y hermanas. También empieza a tomar alimentos sólidos y a abandonar el nido para hacer sus necesidades. De la cuarta a la quinta semana, persigue y puede sacudir la cabeza en los juegos, también enseña los dientes, gruñe y se lleva cosas a la boca.

Segunda fase - de la quinta a la octava semana: Su cara se vuelve más expresiva y sus ojos y oídos están ya más coordinados. Se une a los juegos de sus hermanos y hermanas y hacia la séptima semana está listo para ir a su nuevo hogar. Hacia el final de la octava semana muestra signos de curiosidad y quiere investigarlo todo, pero al mismo tiempo se muestra precavido.

Una semana antes de que te lo lleves a casa, deben haberlo apartado de su familia para que conozca y entre en pleno contacto con los humanos, tanto adultos como niños. También debe haber recibido al menos cinco minutos de atención diaria.

De la sexta a la octava semana, tu cachorro empieza a habituarse a ti y a tu familia y comienza a familiarizarse con las formas, los sonidos y los olores de su nuevo hogar. Tan pronto como cruce el umbral de tu casa, deberías empezar a adiestrarle.

Tercera fase - de la octava a la duodécima semana: Tu cachorro empezará a sentir un fuerte deseo de agradarte mientras busca su lugar dentro de su nueva familia. Tendrás que empezar a enseñarle a jugar con los humanos y a no morder jugando.

[ ↑ skip to content ↑ ]