[ ↓ skip to navigation ↓ ]

Cepillar a tu cachorro

Cepillar a tu cachorro creará un vínculo entre vosotros

Puppy Grooming - Hill's PetTodos los cachorros deben ser cepillados diariamente, y no sólo para mejorar el aspecto de su piel y pelo. Cepillarle diariamente es una manera estupenda para que tu cachorro se acostumbre a que le cojas, así como para afianzar el vínculo entre vosotros dos. Además te hará conocer bien su cuerpo, lo cual es muy útil para detectar problemas de salud que pueden surgir durante los primeros meses de su vida.

Acostúmbrate a cepillarlo

Debes cepillar a tu cachorro cada día, sea cual sea la longitud de su pelo. No tiene por qué convertirse en una obligación; a la mayoría de los perros les gusta que les cepillen y les mimen, sobre todo cuando se acostumbran a ello desde pequeños.

Utiliza un cepillo especial para tu cachorro y al principio lleva a cabo sesiones de aseo cortas, lo justo para repasar todo su cuerpo, para después ir alargándolas gradualmente. Cuando hayas conseguido que se esté quieto durante un rato, para y recompénsale con algo, como por ejemplo un paseo, un juego o una comida. Esto hará que tu cachorro entienda que si se queda quieto consigue recompensas, lo cual hará que la sesión de cepillado diaria sea un placer para ambos.

Utiliza una mesa: Si de vez en cuando le subes a una mesa para cepillarle, tu cachorro se acostumbrará a ello. Esto te será de gran utilidad cuando visites al veterinario o al peluquero canino.

Áreas sensibles: La cabeza de tu cachorro es muy sensible, así que debes ser especialmente cuidadoso cuando le cepilles en esta zona. Y si descubres cualquier tipo de secreción anormal en ojos u orejas, consulta a tu veterinario.

Si tu cachorro empieza a retorcerse, sujétale firmemente con las dos manos hasta que pare. Habla con él y elógiale cuando se quede quieto.

Poniéndole guapo

Es posible que de vez en cuando quieras 'cortarle las puntas' a tu cachorro, especialmente el pelo alrededor de ojos, orejas y patas. Seguramente lo puedes hacer tú mismo pero si, para tener mejor aspecto, la raza de tu cachorro precisa cuidados especiales o peinados complicados, consulta a un profesional de la peluquería canina.

Uñas: Debes cortarle las uñas con regularidad para evitar desgarros y roturas dolorosas. También es algo que puedes hacer tú mismo. Pero si no te sientes capaz será mejor que se lo pidas al veterinario o al peluquero canino.

Si decides hacerlo tú mismo, ten cuidado de no cortárselas demasiado cortas. La parte superior de sus uñas es muy sensible y podrían sangrar y dolerle mucho.

La hora del baño

Hay casi tantos champús y productos de baño para perros como los hay para los humanos, y son mucho mejores para la piel de los perros que los nuestros. Así que debes elegir el tipo de champú más indicado para el pelo de tu cachorro. A los perros de pelo largo se les suele enredar y ensuciar antes, así que hay que bañarlos más a menudo. Por cierto, cuando bañes a tu cachorro ten mucho cuidado de que no le entre jabón en los ojos.

Baño seguro: Es mejor comprar una alfombrilla antideslizante para ponerla en el suelo de la bañera, así tu cachorro tendrá menos posibilidades de resbalarse y se sentirá más seguro durante el baño.

¿Debería ir a un peluquero canino?

En líneas generales, la mayoría de perros son fáciles de asear. Es una experiencia agradable que te une con tu cachorro y te hace pasar más tiempo con él.

Pero si tu cachorro va a ser un adulto de pelo largo, necesitará más cuidados. En este caso es mejor que lo haga un peluquero canino. Obviamente querrás que sea alguien que sepa tratar bien a tu cachorro: infórmate de su experiencia como peluquero y pregunta a dueños de perros con los que haya trabajado.

Si estás interesado en encontrar un buen peluquero canino, el que mejor te puede aconsejar es tu propio veterinario.

[ ↑ skip to content ↑ ]