[ ↓ skip to navigation ↓ ]

Cuidar la dentadura de tu cachorro

A tu cachorro empezarán a salirle los dientes temporales (también llamados dientes 'de leche') a las tres o cuatro semanas de vida . Tendrá 28 dientes de leche en total. Más tarde, cuando tenga 3 ó 4 meses, estos dientes empezarán a caerse y serán reemplazados por sus dientes permanentes. Antes de le salgan los dientes de adulto, los cachorros deben perder los dientes de leche. Si no es así, es conveniente que vayas al veterinario. Los primeros dientes en salir suelen ser los dos centrales de la mandíbula superior, y los últimos, los caninos tanto de la mandíbula superior como de la inferior. A la mayoría de los cachorros no les molesta demasiado, pero es posible que saliven más de lo normal mientras les estén saliendo los dientes. La mayoría de los perros tienen 44 dientes. 22 arriba y 22 abajo. Estos dientes se dividen en 8 incisivos superiores y 6 inferiores, 4 caninos, 16 premolares, 4 molares superiores y 6 molares inferiores.

Problemas dentales

 

Como los problemas dentales son bastante frecuentes en los perros, es conveniente que les prestes atención. Vigila regularmente los dientes de tu cachorro (al menos 1 vez por semana) buscando síntomas como:

  •  Mal aliento

  • Encías sangrantes

  • Formaciones de sarro o placa en los dientes

Cepillarle los dientes a diario es muy útil para prevenir problemas dentales, así que es mejor que empieces a hacerlo lo antes posible. Pídele al veterinario que te recomiende pasta especial para perros (¡no utilices la tuya!) y un cepillo.

Cómo cepillarle los dientes a tu perro

Lo primero de todo es que te asegures de que está bien atado.

Luego, colócate de manera que tengas a mano los dientes de tu cachorro. Ponte un poco de su pasta de dientes en el dedo y deja que la lama un poco, luego puedes empezar a frotarle suavemente los dientes. Cuando se acostumbre puedes empezar a usar su cepillo. Con mucho cuidado, echa hacia atrás sus labios para tener acceso a los premolares y a los molares. Cepilla con movimientos circulares, y no olvides cepillar bien en el nacimiento de los dientes (donde se unen con la encía). No olvides cepillarle bien los dientes traseros, ya que es donde suelen aparecer más problemas dentales. Es importante que lo mantengas calmado y que lo colmes de elogios si se porta bien. Aunque al principio esta tarea parezca un engorro, ten claro que se volverá cada vez más fácil con la práctica. Y si acostumbras a tu cachorro cuando aún es pequeño será una tarea de lo más sencilla. Además del cepillado de dientes, existen alimentos especialmente formulados que puedes utilizar cuando tu cachorro sea adulto y que ayudarán a que mantenga unos dientes y encías sanas, como por ejemplo Hill's™ Science Plan™ Oral Care, con grandes croquetas especialmente diseñadas para limpiar los dientes y ayudar a mantenerlos sin placa.

[ ↑ skip to content ↑ ]