[ ↓ skip to navigation ↓ ]

No olvides el ejercicio

Cada perro tiene un grado de movilidad diferente y algunos responderán a J/D™ antes que otros. Sin embargo, que tu perro padezca rigidez articular no suele ser un motivo para que deje de hacer ejercicio De hecho, un ejercicio moderado puede resultar muy beneficioso, tanto para mantener la movilidad de sus articulaciones como para asegurar que mantiene un peso saludable.



Ayúdalo a mantenerse en forma

Si tu perro tiene sobrepeso, sus articulaciones estarán soportando mayor carga. En este caso, tu veterinario puede recomendarte Hill's™ Prescription Diet™ Canine J/D™ Reduced Calorie para ayudarle a mantener su peso óptimo mientras su movilidad va mejorando.

Modera el ejercicio

Si lo dejas suelto, probablemente correrá hasta que sus articulaciones no puedan más. Sin embargo, luego sufrirá las consecuencias de este ejercicio en forma de dolor y cojera. Si lo dejas correr un poco y luego le pones de nuevo la correa para dar un paseo ligero, puedes controlar el ejercicio que hace; de esta manera, permitirás que haga suficiente ejercicio para que queme calorías y mantenga las articulaciones en movimiento, pero sin que se haga daño.

Y recuerda, si te preocupa que tu perro esté haciendo más ejercicio del que es bueno para él, consúltalo con tu veterinario, estará encantado de aconsejarte un plan de ejercicio adecuado para mantenerle en forma.

Qué hacer y qué no hacer cuando paseas a tu perro

Prueba la hidroterapia

¿Por qué no buscas algún centro de hidroterapia para perros? Es una forma estupenda para que tu perro fortalezca la musculatura y haga ejercicio moderado sin forzar las articulaciones. Es también una forma muy agradable de estrechar el vínculo con tu mascota.
A la mayoría de los perros les encanta el agua; pero incluso aquellos a los que no les entusiasma, disfrutarán de la experiencia de ponerse un chaleco salvavidas especial y chapotear en compañía de su dueño en una piscina de agua caliente.

No permitas actividades de «alto impacto»

Si tu perro padece rigidez articular, deberías tratar de reducir al mínimo aquellas actividades que impliquen impactos bruscos en sus articulaciones. Por mucho que a tu perro le guste saltar para coger la pelota en el aire, el impacto al caer de nuevo al suelo agravará las articulaciones dolorosas.
Igualmente, evita que acelere rápidamente desde una posición estática para salir corriendo a atrapar palos o pelotas. Y «trucos», como levantarse sobre sus patas traseras, son sin duda muy desaconsejables.

[ ↑ skip to content ↑ ]