[ ↓ skip to navigation ↓ ]

¿Disfruta tu perro al máximo de la vida?

El envejecimiento, los accidentes o las lesiones, así como enfermedades genéticas como la displasia de cadera o de codo, pueden afectar a las articulaciones de tu perro, especialmente al cartílago (el tejido que actúa como «cojín» amortiguador en las articulaciones permitiendo que los movimientos al andar o correr resulten fáciles y cómodos). El deterioro o desgaste del cartílago provoca molestias y dolor, sobre todo a medida que las mascotas envejecen.

Estos son algunos de los signos que podrían indicar que tu perro tiene problemas de movilidad:

  • Dificultad para incorporarse o rigidez tras el descanso
  • Prefiere estar tumbado a estar sentado o de pie
  • En general, baja el ritmo (se queda rezagado en los paseos)
  • Descubre más signos aquí

También puedes rellenar nuestra ficha de evaluación de la movilidad, que te ayudará a averiguar si tu perro padece rigidez articular o problemas de movilidad. Si el resultado de la ficha indica que tu perro puede tener problemas de movilidad, asegúrate de consultarlo con tu veterinario (puedes imprimir la ficha de evaluación de la movilidad para mostrársela). También puedes pedirle que te informe acerca de la deliciosa gama Hill's™ Prescription Diet™ j/d™. Accede a la ficha de evaluación de la movilidad aquí.

[ ↑ skip to content ↑ ]