[ ↓ skip to navigation ↓ ]

Los gatos senior tienen unas necesidades diferentes

Algunos gatos mayores tienen tendencia a engordar y a la obesidad. Pueden no comer mucho más que antes, y aun así empezar a ganar peso. . Si este es el caso de tu gato, es importante que te asegures de que no padece ningún trastorno que produzca cambios en el comportamiento, cambios en el metabolismo o una disminución de la actividad física.

El aumento de peso puede dar lugar a diversos trastornos médicos, como problemas cardíacos, respiratorios, articulares, cutáneos y del tracto urinario, que en los gatos senior pueden ser todavía más graves. Cambiar el alimento por otro más bajo en calorías y medir adecuadamente la cantidad de alimento que recibe puede ayudarte a controlar el peso de tu gato.

Otros gatos mayores puede que coman normalmente pero que pierdan peso. Esto podría deberse a una enfermedad subyacente, como una enfermedad cardíaca, una alteración tiroidea o diabetes mellitus.

Algunos gatos pueden empezar a comer menos como consecuencia de una periodontitis dolorosa (una enfermedad que afecta a los dientes y las encías) o de una enfermedad renal.

Asegúrate de comentar con tu veterinario cualquier cambio anómalo que detectes en tu gato mayor.

Para ayudarle a mantenerse sano durante el máximo tiempo posible, es importante que cubras sus necesidades nutricionales específicas. Por ejemplo, los antioxidantes y el aceite de pescado favorecen la vitalidad y la salud cerebral, mientras que unos niveles controlados de minerales ayudan a mantener una salud urinaria y renal óptimas.

Un alimento especialmente adaptado a las necesidades de los gatos senior puede ayudar a combatir los cambios asociados al envejecimiento. El nuevo Hill’s™ Science Plan™ Senior 11+ Healthy Ageing está disponible en seco y en húmedo, y tiene un sabor que le encantará.

Más información sobre los alimentos Hill's para gatos senior.

[ ↑ skip to content ↑ ]