[ ↓ skip to navigation ↓ ]

Los premios son importantes

Si tienes perro o te estás planteando seriamente tener uno, es probable que hayas leído y oído multitud de consejos sobre adiestramiento canino, tanto a través de libros, como de revistas o programas de televisión. Los adiestradores coinciden en que los premios suponen una herramienta muy eficaz a la hora de estimular su aprendizaje, ya que son una forma de decirles “¡bien hecho!” de una manera que puede entender fácilmente.

Pero, ¿sabías que los premios también pueden ser importantes para reforzar el vínculo que os une? Los perros son seres sociales, como las personas, y tanto unos como otros pueden beneficiarse del aspecto social que supone dar un premio: es una forma de demostrarles afecto ofreciéndoles lo que para ellos es un (sabroso) recurso.

Cuándo y dónde darle premios

Intenta darle premios en situaciones que no sean las rutinarias. Los premios ayudan a reforzar vuestro vínculo y así tu perro aprenderá que cualquier momento que pase contigo es positivo. ¡Sorpréndelo con un delicioso premio cuando estéis los dos tumbados en el sofá o al volver del trabajo! Haz que los premios sean una sorpresa, y asegúrate de no fomentar conductas pedigüeñas y de no darle alimentos humanos que puedan ser nocivos para él.

Durante las sesiones de adiestramiento, dale premios en cuanto haga algo bien, tanto si estáis en casa como en el parque o en la calle. Al hacerlo, le estarás recompensando por su buena conducta en cualquier entorno, y precisamente ese debe ser el objetivo. Los premios con un olor atrayente son la mejor herramienta para el adiestramiento. Tu perro asociará el olor con esa nueva habilidad que ha aprendido y eso le estimulará a esforzarse para mejorar.

Si quieres condicionar a tu perro para que le guste un sitio nuevo, como la clínica veterinaria o tu nueva casa, puedes utilizar premios, además de darle mucho cariño y atención, para ayudarle a sentirse más cómodo en dichos lugares.

Antes de darle un premio a tu perro, considera cuidadosamente las circunstancias para decidir si resulta adecuado o no. Por ejemplo, si le das premios mientras estás sentado a la mesa, sencillamente estarás fomentando que te persiga y moleste cada vez que te sientes a comer. Para decidir bien tendrás que prestar mucha atención al principio, pero pronto te saldrá con naturalidad.

Dale premios solamente cuando esté tranquilo y se comporte como tú quieres. Si empieza a saltar o a ladrar para pedir un premio y cedes, estarás recompensando por una mala conducta.

No todos los premios son iguales

Darle a tu perro alimentos para personas o golosinas para mascotas de baja calidad puede hacer que ingiera grasas no saludables, azúcares, aromatizantes o un exceso de sal, lo que podría producirle molestias digestivas o incluso algo peor. Algunos alimentos para personas pueden resultar tóxicos para los perros, especialmente el chocolate o todo aquello que lleve cebolla, pasas o cafeína.

Darle premios inadecuados o en exceso puede afectar significativamente a su salud general y también a su peso. La obesidad es un grave problema de salud que es mejor evitar por completo, ya que no solo deteriora su calidad de vida, sino que puede llegar a acortar significativamente su esperanza de vida. Así que procura darle premios saludables que no fomenten el sobrepeso.

A continuación incluimos una tabla comparativa para mostrarte, traducido en términos humanos, lo poco saludables que pueden ser algunos “premios” que suelen darse con frecuencia a los perros:

Perro de 15 kg (854 kcal/día) Adulto medio (165 cm de altura, 2.000 kcal/día)
28 g de queso = 1 hamburguesa
1 galleta = 2 bolas de helado
2 rodajas de salami = 4 galletas
1 barrita dental = 1 chocolatina

Para premiar a tu perro, lo mejor es darle pequeños premios que le gusten pero que sean saludables y no aporten un exceso de calorías. Busca ingredientes naturales siempre que sea posible y lee las etiquetas con atención antes de comprar cualquier producto. No todos los premios son iguales: elige aquellos que, además de suponer un sabroso tentempié, resulten también beneficiosos para su salud.

Recuerda: para premiar bien a tu perro, escoge los premios adecuados, así como el momento y lugar para darlos. De esta manera reforzarás el vínculo que os une, y al mismo tiempo fomentarás su buena conducta sin perjudicar a su salud.

[ ↑ skip to content ↑ ]