Vómitos y diarrea en perros y gatos: ¿debes preocuparte?, ¿qué puedes hacer al respecto?

Publicado por
minutos de lectura

Todos los propietarios de mascotas conocen la sensación de temor cuando oyen que empiezan las arcadas y lo dejan todo para intentar sacar a su gato o perro de la casa o de la cama antes de que ocurra lo inevitable. Ver a tu mascota con vómitos y diarrea es cuanto menos desagradable, pero también muy preocupante. Muchos propietarios se preguntan qué es lo que hace que su gato o perro enferme o tenga diarrea y qué pueden hacer una vez que empieza. Empecemos por las causas más comunes.

¿Qué causa los vómitos y la diarrea en perros y gatos?

Al igual que en las personas, la mayoría de los casos de vómitos y diarrea son de corta duración y nunca se llega a encontrar una causa ya que las mascotas mejoran y no es necesaria una investigación más a fondo. Las llamadas «indiscreciones dietéticas» son una de las causas más comunes. En realidad, esta solo es una forma elegante de decir que tu gato o perro ha encontrado algo que no debería comer pero aún así lo ha hecho. Puede tratarse de perros que roban restos del contenedor de basura o de gatos que atrapan un animal y se lo comen, algo que no les sienta muy bien. A los perros les gustan particularmente las cosas en descomposición, las heces de otros animales, las suyas propias, etc. Evidentemente, a veces no les sientan demasiado bien y se producen vómitos y/o diarrea. A menudo vemos primero los vómitos y, a medida que el problema se hace mayor en el intestino, la diarrea aparece, uno o dos días después, cuando los vómitos empiezan a remitir. Otras posibles causas de vómitos y diarrea son:

  • Infecciones víricas como el parvovirus (una buena razón para asegurarte de que tu mascota está totalmente vacunada durante toda su vida).
  • Parásitos como los gusanos o la Giardia.
  • Cuerpos extraños como calcetines, piedras, lana. ¡Te sorprendería saber lo que pueden llegar a comer algunos animales!
  • Sustancias o alimentos tóxicos para los animales pero no para nosotros. Lo clásico sería el chocolate para los perros, pero hay muchos otros alimentos como el xilitol, el ajo, la cebolla y las pasas.
  • Carne cruda y huesos. La tendencia actual de alimentar a los animales con alimentos crudos conlleva riesgos significativos de infecciones intestinales como la salmonela, la campylobacter y la bacteria E.coli.
  • Problemas en los órganos como enfermedades hepáticas y renales o pancreatitis.
  • Varios tipos de cáncer.
  • Algunas enfermedades endocrinas como la enfermedad de Addison.
  • Obstrucciones intestinales.
  • Enteropatías crónicas

Esta lista no es exhaustiva, por lo que es importante saber qué hacer si tu gato o perro tiene vómitos o diarrea y cuándo acudir al veterinario.

Qué hacer si tu gato o perro tiene vómitos o diarrea.

En primer lugar, que no cunda el pánico. La gran mayoría de los casos no son graves y normalmente pasan en uno o dos días. Si te preocupa, llama a tu veterinario. Es mejor prevenir que curar, por lo que te harán preguntas cruciales sobre cómo empezó o cualquier otro síntoma. De este modo, podréis decidir si tu mascota necesita un reconocimiento mayor. Darle alimentos blandos, en pequeñas cantidades y a menudo, lo ayudará. Puede que esto te sea más fácil si le pides a tu veterinario que te dé algo para unos días.

Cuándo ir al veterinario.

Si los síntomas no desaparecen en uno o dos días, se debe encontrar la causa subyacente. Sin embargo, hay algunas situaciones en las que no hay que esperar y en las que deberías buscar ayuda de inmediato:

  • Si sabes que tu mascota ha comido algo tóxico o ha rebuscado en la basura.
  • Si los vómitos son muy frecuentes ya que tu mascota podría deshidratarse peligrosamente.
  • Si tu perro intenta vomitar pero no puede o empieza a hincharse.
  • Si ves sangre en el vómito o en la diarrea.
  • Si tu animal está animado y come, pero vomita o regurgita poco después.
  • Si tu mascota parece enferma, deprimida o desanimada.
  • Si tu perro adopta la llamada «postura de rezo» puede ser un signo de dolor intenso y de posible pancreatitis.

En conclusión, como suelo decir, buscar ayuda nunca es una pérdida de tiempo si te preocupa la salud de tu mascota. Si en algún momento sientes intranquilidad, contacta con tu veterinario. Estamos aquí para ayudarte.

Información acerca de la colaboradora

Dr. Emma Milne

La Dra. Emma Milne se licenció como veterinaria en 1996. Ha trabajado durante 12 años en una pequeña clínica veterinaria y lleva siete años ejerciendo como especialista en nutrición animal. Es muy conocida por su trabajo a favor del bienestar de los animales y ha escrito diez libros sobre mascotas.

Productos relacionados