Todo lo que debes saber sobre el microbioma de tu mascota

Publicado por
minutos de lectura

Encuentre alimentos que se ajusten a las necesidades de su mascota

Encuentre alimentos que se ajusten a las necesidades de su mascota

Encuentre alimentos que se ajusten a las necesidades de su mascota

¿Sabías que los microorganismos que habitan tu cuerpo y lo envuelven son más numerosos que tus propias células? Lo mismo ocurre con nuestros amigos, los animales, y está demostrado científicamente que el conjunto de microbios (el microbioma de los perros y el de los gatos) se relaciona de manera mutuamente provechosa con los organismos de las mascotas, es decir, ambos contribuyen conjunta y eficazmente a su bienestar y su salud global.

¿Pero qué es el microbioma?

«Micro-» significa extremadamente pequeño, mientras que «bioma» hace referencia a la comunidad natural de seres vivos que habitan un ecosistema. La manera más sencilla de definir el microbioma de un perro o un gato es imaginarlo como una población microscópica compuesta por miles de millones de bacterias, virus, hongos y protozoos que viven y se desarrollan en su ecosistema, el cuerpo.

La combinación específica de especies bacterianas, virus, hongos y protozoos es diferente en cada perro o gato. Según un artículo publicado recientemente en la revista Nature, las personas y las mascotas que conviven intercambian y comparten sus microbios mutuamente. Un hallazgo muy interesante es que aunque estos microorganismos puedan variar en cada individuo, a menudo actúan de manera similar y ejercen las mismas funciones, como es el caso de las metabólicas, explica Nature Communications.

Aunque se suele hablar a menudo del microbioma intestinal, también hay microbios presentes en la piel, la cavidad bucal, el tracto reproductivo inferior femenino y el tracto respiratorio. Así como cada parte del cuerpo es diferente, los tipos de microbios que las habitan también varían, por lo que cada una presenta su microbioma propio y único.

Dentro del ecosistema del tracto digestivo se desarrolla un microbioma intestinal. La mayoría de microbios del sistema digestivo se encuentran en el colon, aunque también los hay presentes en otras zonas, como el estómago, el intestino delgado y el intestino grueso superior.

¿Cómo se desarrolla el microbioma en las mascotas?

Los perros y los gatos nacen sin microbioma. Los cachorros y los gatitos comienzan a desarrollarlo inmediatamente después del nacimiento y obtienen sus microbios de su madre, su entorno y las personas con las que conviven. El microbioma de tu mascota se irá formando a partir de todo aquello con lo que interactúe en el día a día, desde juguetes hasta alimentos, pasando por ambientes de interior y exterior y, por supuesto, incluso tú mismo.

Conforme crecen los cachorros y gatitos, su microbioma también varía y madura. En la mayoría de perros y gatos adultos permanece estable, a menos que no estén sanos a causa de una enfermedad o una alimentación inadecuada.

¿Cómo afecta el microbioma a la salud general de mi mascota?

Las bacterias intestinales no solo contribuyen a la digestión, sino que también sintetizan vitaminas y aminoácidos esenciales, ayudan a prevenir infecciones, fortalecen el sistema inmunológico y favorecen el bienestar y la salud general, según los estudios del laboratorio gastrointestinal de la Universidad de Texas A&M. El microbioma en los perros y los gatos sanos no suele variar en gran medida si no se produce un cambio en la alimentación o una enfermedad que altere la cantidad y el tipo de microbios intestinales. Muchas enfermedades se asocian con la disbiosis intestinal, que implica unos cambios en la composición del microbioma intestinal que afectan a su funcionamiento. Asimismo, conviene saber que el tratamiento con antibióticos también puede perjudicar al microbioma intestinal. El microbioma puede influir en prácticamente todos los órganos de tu mascota, por lo que mantenerlo equilibrado es vital para su salud en general.

¿Cómo afecta la nutrición al microbioma?

La alimentación influye enormemente sobre la salud y la población del microbioma de los perros y los gatos. Incluso acciones aparentemente inofensivas, como modificar repentinamente su alimento, pueden alterar su microbioma. Los distintos niveles de proteínas, grasas, hidratos de carbono y fibras solubles e insolubles afectan al equilibrio microbiano de los perros y los gatos y lo alteran. Alimentar a las mascotas con restos de nuestra comida o permitir que accedan a la basura de la cocina puede derivar en problemas digestivos causados por un trastorno del microbioma.

Los diferentes alimentos que alcanzan el colon afectan a la bacteria intestinal y pueden producir un exceso de gas con compuestos pestilentes o influir sobre la calidad de los excrementos del animal. Por eso se recomienda que la transición a nuevos alimentos se realice lentamente, porque las bacterias intestinales necesitan tiempo para adaptarse y mantener su equilibrio.

Al alimentar a tu mascota, también alimentas su microbioma. Aunque aún queda mucho por investigar en este campo, los últimos hallazgos demuestran la importancia que tiene la nutrición del microbioma de una mascota para su salud global.

En el Centro de Nutrición Animal de Hill's, un equipo de científicos y nutricionistas especializados en animales se está encargando de vincular determinados nutrientes con su efecto en el microbioma y las células de las mascotas. Entender la relación entre estos nutrientes y las bacterias está permitiendo elaborar alimentos que favorezcan la salud del microbioma. Por el bienestar y la salud de nuestra mascota, los microorganismos que habitan su cuerpo deben mantener un equilibrio adecuado. La nutrición de una mascota favorece su salud y contribuye a la de su microbioma, que es esencial para su bienestar general.

Información acerca de la colaboradora

Dr. Sarah Wooten

Dr. Sarah Wooten

La doctora Sarah Wooten se graduó en la Facultad de Medicina Veterinaria de la UC Davis en 2002. Es miembro de la Sociedad estadounidense de periodistas veterinarios (American Society of Veterinary Journalists) y compagina el ejercicio de la veterinaria de pequeños animales en Greeley, Colorado, con charlas sobre temas relacionados, liderazgo, comunicación con clientes y publicaciones. Le gusta el esquí, el submarinismo, ir de camping con su familia y participar en triatlones.

Artículos relacionados

Productos relacionados