¿Deseas acoger a gatos en tu hogar? Te contamos lo que debes saber

Publicado por  
minutos de lectura

Encuentre alimentos que se ajusten a las necesidades de su mascota

Encuentre alimentos que se ajusten a las necesidades de su mascota

Encuentre alimentos que se ajusten a las necesidades de su mascota

¿Te interesa saber cómo acoger gatos adultos o cachorros en tu hogar? Fiona Branton, una amante de los gatos experimentada en acogerlos nos anima a hacerlo. Su primera misión como voluntaria fue acoger a una gata embarazada en 2006. Cuando nacieron los gatitos, se quedó prendada. "Tuvo seis cachorros y eran increíblemente adorables", afirma. "Fue muy divertido". Continúa leyendo para descubrir si el voluntariado de acoger gatos adultos o cachorros sería adecuado para ti.

¿Por qué las protectoras recurren a la acogida?

Durante los años que han pasado desde que acogió a la mamá gata, Branton ha acogido docenas de gatos en su hogar de Erie, Pennsylvania. Algunos se quedaron solo unas semanas, mientras que otros llegaron a estar años.

La mayoría de las protectoras recurren a las familias de acogida para cuidar de algunos gatos, tal y como nos cuenta Branton, que es la actual presidenta de la junta directiva de Because You Care, Inc. (BYC), una organización de Erie que se dedica al rescate, tratamiento y reubicación de animales callejeros y mascotas abandonadas. La particularidad de BYC es que todos los gatos que llegan a la protectora se alojan con una familia voluntaria de acogida antes de ser adoptados. La organización ha descubierto que al reubicar a los gatos en un hogar en lugar de una protectora, su personalidad, hábitos y salud resultan más fáciles de evaluar, permitiendo así que el personal de BYC encuentre el hogar de adopción que mejor se adapte a ellos.

Purebred ruddy somali cat looking up staring at the camera.

Conseguir la aprobación

Si deseas acoger gatos cachorros o adultos, el primer paso es conseguir la aprobación de una protectora que ofrezca un programa de voluntarios de acogida. Te solicitarán que cumplimentes algunos papeles y quizás un certificado de antecedentes, o incluso te proponen seguir una formación. Es posible que algún trabajador de la protectora visite tu hogar para asegurarse de que dispones de las comodidades necesarias para acoger a una mascota temporalmente. Algunos de los parámetros que comprobarán son:

  • ¿Tienes otras mascotas? Necesitarán tener su vacunación al día y el carácter adecuado para acoger a otro animal en tu hogar.
  • ¿Cuentas con el espacio suficiente como para que el gato acogido pueda estar separado?

    Branton comenta que es importante disponer de una habitación preparada para los gatos de modo que las nuevas mascotas de la protectora puedan estar a solas.

    Insiste en que existen diversas razones por las que puede ser necesario un aislamiento temporal, como que el gato no haya recibido las vacunas correspondientes, que esté estresado y provoque daños cuando no estás en casa, o simplemente que necesite un poco de tranquilidad.
  • ¿Qué les parece a las demás personas del hogar la idea de ser una familia de acogida? Después de todo, todo el mundo debe implicarse en el cuidado de la nueva mascota, incluso aunque sea temporal.
  • ¿Tienes el tiempo y la flexibilidad necesarios para acoger a un gato? Una de las razones por las que el gato se quedará en tu hogar es para que socialice, así que será necesario que estés frecuentemente en casa para interactuar con él.
  • ¿Tienes la paciencia necesaria para acoger a un gato? Las familias de acogida deben entender que algunos animales pueden proceder de una situación en la que no han aprendido a no arañar los muebles o a saltar sobre las encimeras. Algunos gatos pueden segregar orina, esconderse de la gente o arañar al intentar acariciarlos. ¿Tienes la paciencia y la compasión que hacen falta para lidiar con estos problemas de comportamiento?

Preguntas que hacer en la protectora

Debes sentirte libre para hacer tus propias preguntas durante el proceso de aprobación. Te puede interesar conocer las respuestas a algunas preguntas como:

  • ¿La protectora proporciona alimentos, arena y cubre los gastos veterinarios?
  • ¿La protectora trabaja con algún veterinario?
  • ¿Se supone que debes abrir las puertas de tu casa a posibles adoptantes o llevar al gato a eventos de adopción?
  • ¿Puedes pedir que se lleven al gato de tu hogar si no se llega a adaptar?
  • ¿Tendrás la opción de elegir los gatos, cachorros o adultos, que desees acoger?
  • ¿Tendrás la opción de adoptar al gato si decides que quieres quedártelo?

Las respuestas a estas preguntas variarán según la protectora. Lo que importa no es la respuesta, sino que te asegures de que estás conforme con las prácticas y las reglas de la protectora antes de seguir adelante.

Gray cat with bright yellow eyes nursing kittens

Artículos que vas a necesitar

Antes de acoger a un gato en tu hogar, deberás pensar lo que vas a necesitar tener a mano para cuidar de él. Es posible que la protectora te facilite todos estos artículos o al menos, algunos de ellos.

  • Un transportín: lo necesitarás para llevar al gato al veterinario o a los eventos de adopción.
  • Una comida de calidad: escoge una comida seca o húmeda que sea apropiada para la edad y cualquiera de los problemas de salud que pueda presentar el gato.
  • Arenero y arena: si acoges a una mamá gata con sus gatitos, un molde para pasteles bajo o una bandeja de horno puede ser lo que mejor funcione puesto que sus patitas no son lo suficientemente largas para entrar en un arenero convencional.
  • Juguetes: parte de tu tarea de acogida es socializar con el gato, así que jugar con él es esencial.
  • Un arañador: te interesará que tu gato de acogida tenga un buen lugar para arañar, un hábito natural de los gatos al que se les debe alentar pero en los lugares adecuados.

Acoger gatos con necesidades especiales

El tiempo que los gatos de acogida permanezcan en tu hogar dependerá de varios factores. Branton afirma que ha acogido gatos sanos que solo se quedaron unas semanas, mientras que otros con necesidades especiales estuvieron con ella durante años. Recientemente, ha acogido a un gato que padece el virus de inmunodeficiencia felina (VIF) y espera que se quede con ella el resto de su vida. Al gato lo abandonó su anterior familia cuando se mudó.

"Es un gato bastante mayor, ha perdido un ojo y lo pasa realmente mal al comer", comenta. "Así que básicamente es mi gato de acogida a largo plazo en este momento".

ASPCA denomina este tipo de cuidado "acogida-hospicio" para reflejar la combinación de acoger a un animal que necesita un hogar y cuidarlo, sabiendo que posiblemente tenga dificultades para ser adoptado debido a su avanzada edad, una enfermedad o las particularidades de su comportamiento.

"Este programa implica abrir las puertas de tu hogar y tu corazón a un animal que no tiene la suficiente salud como para ser adoptado, pero que necesita el calor y el amor de un hogar en el que pueda vivir sus últimos años con el tratamiento médico adecuado", escribe ASPCA. Si te ofreces voluntario para cuidar de un gato con una afección como el VIF, muchas protectoras te ofrecerán una formación para suministrar medicación o preparar alimentos sencillos de comer.

¿Te resulta duro decir adiós?

La parte más complicada de la acogida es cuando ves a un gato que se va a su nuevo hogar, tal y como cuenta Branton.

"La acogida es gratificación", afirma. "Sin embargo, también resulta algo agridulce, ya que se acaba perdiendo a un animal del que una se ha enamorado. Simplemente, hay que recordar que estamos dejando sitio para que venga otro". Asimismo, se está preparando al gato para que desarrolle sus habilidades sociales y el comportamiento adecuado para poder encontrar su hogar definitivo.

Si realmente no eres capaz de decirle adiós, la protectora probablemente te permita adoptar al animal de manera permanente, como nos informa Branton.

"Ocurre muy a menudo", se ríe. "La gente se enamora y el gato se acaba quedando".

Branton ha adoptado a varios gatos desde que empezó a acogerlos.

"Ocupan un lugar en tu corazón", dice. "Y sabes que estarán en el lugar adecuado".

Información acerca de la colaboradora

Kara Murphy

Kara Murphy

Kara Murphy es una escritora autónoma amante de los animales que vive en Erie, Pa. Su amiga peluda es una goldendoodle llamada Maddie.

Artículos relacionados

Productos relacionados