Quitamanchas y olores felinos casero que funciona de verdad

Publicado por
minutos de lectura

Los gatos dan mucha alegría a nuestras vidas, pero las manchas y olores que los acompañan suelen provocar frustración. Por suerte, hacer tu propio quitamanchas usando ingredientes sencillos puede ayudarte a mantener la casa limpia y fresca. Los quitamanchas caseros se pueden usar con seguridad junto a tus mascotas (y normalmente son más baratos que los limpiadores que se comercializan). Desde manchas de orina hasta las de bolas de pelo y vómitos, los limpiadores caseros pueden eliminar eficazmente la mancha y el olor que a veces persiste.

Recuerda hacer una prueba en una pequeña zona antes de limpiar para asegurarte de que no provoque ningún desperfecto o decoloración.

Home interior, cat sitting in an armchair, a wall and a bouquet of white tulipsPack de limpieza para vómitos y bolas de pelo

Materiales: bicarbonato sódico, vinagre, agua, botella con pulverizador, tres trapos viejos

Instrucciones:

  1. Limpia el vómito o la bola de pelo de la alfombra o suelo duro con un trapo húmedo.
  2. Si el vómito estaba sobre la alfombra, después de limpiarlo con el trapo húmedo, espolvorea con bicarbonato sódico por encima de la mancha y déjalo reposar una hora para que absorba la humedad. Si la mancha ha sido sobre suelo duro, pasa directamente al paso 3.
  3. Mezcla vinagre y agua caliente en un cuenco grande (aproximadamente 1 vaso de agua por cada vaso de vinagre). Introduce la mezcla en una botella con pulverizador.
  4. Pulveriza la mancha con la mezcla de vinagre y agua. Notarás que burbujea. Una vez finalice el burbujeo, recoge todo el bicarbonato sódico que puedas con un trapo.
  5. Sigue pulverizando ligeramente sobre la mancha y sécala con un trapo limpio. Repite hasta que la mancha haya desaparecido. Ten cuidado para no sobresaturar la zona.

Eliminador de orina de gato

Materiales: vinagre, bicarbonato sódico, agua oxigenada, líquido lavavajillas, limpiador enzimático, trapos viejos, toalla vieja

Instrucciones:

  1. Utiliza una toalla vieja para absorber tanta orina de gato como sea posible y tírala a la basura cuando hayas acabado.
  2. Espolvorea bicarbonato sódico sobre la zona afectada y déjalo reposar unos diez minutos.
  3. Vierte vinagre sobre el bicarbonato sódico y déjalo burbujear unos segundos antes de secar el líquido con un trapo limpio.
  4. Una vez la zona está limpia, llega el momento de eliminar el olor. Haz un quitamanchas y olores de mascotas casero con unas cucharadas de agua oxigenada y una gota o dos de líquido lavavajillas. Vierte la mezcla sobre la zona manchada (para ir sobre seguro, prueba la mezcla en un lugar de la alfombra que quede oculto o en una zona apartada para asegurarte de que la alfombra no se descolora).
  5. Frota la mezcla de agua oxigenada/líquido lavavajillas sobre la alfombra y restriega las fibras, pero sécalo rápido para que no descolore la alfombra. Para suelos duros, puede funcionar mejor colocar la mezcla en una botella con pulverizador y pulverizar la zona y limpiarla con un trapo a continuación.
  6. Dirige un ventilador hacia la zona para que se seque rápidamente. Aunque la zona parezca fresca y limpia, el ácido úrico de la orina de gato se recristalizará, por lo que ¡el siguiente paso es MUY importante!
  7. Después de unas veinticuatro horas, empapa la zona con un limpiador enzimático y déjalo secar del todo al aire. Para impedir que tu familia pise la zona, cúbrela con un cesto de la colada o papel de aluminio. Es posible que se necesiten un día o dos para que se seque del todo.
  8. Una vez la zona está totalmente seca, límpiala con normalidad con la fregona o aspiradora y repite el tratamiento enzimático una vez a la semana si es necesario.

Cómo reducir las manchas y olores felinos

Una vez acabada la limpieza, dirige una luz ultravioleta sobre las zonas problemáticas. Te mostrará si sigue quedando orina de gato en la zona. En ocasiones, puede parecer que ya no queda orina, pero puede cristalizarse y perdurar en las fibras de la alfombra. La luz ultravioleta muestra el tamaño de la mancha que no se ve a simple vista o que no detecta el olfato humano.

Por último, Vetstreet sugiere que el veterinario analice la conducta urinaria de tu gato para asegurarse de que el hecho de no usar la bandeja de arena no sea un signo de una enfermedad urinaria o de otro tipo. Debes concertar una cita con el veterinario para una posible solución nutricional de tratamiento. Ahora que ya sabes cómo hacer tu propio quitamanchas, podrás tomar medidas con rapidez y actuar con diligencia en la limpieza de escapes.

Contributor Bio

Chrissie Klinger

Chrissie Klinger

 

Chrissie Klinger es educadora, escritora y madre de dos niños, tres perros y tres gatos. Disfruta de su estilo de vida activo y ecológico.

 

ARTICULOS RELACIONADOS

PRODUCTOS RELACIONADOS