Agresividad en perros: cómo entrenarlos para evitarla

Published by
Minutos de Lectura (Tiempo que toma leer el artículo)

¿Es posible entrenar a un perro agresivo? Sí. La agresividad en perros, ya sea hacia otros perros o hacia el propietario, es un comportamiento muy serio que debe ser corregido con la ayuda de un entrenador canino profesional. Por supuesto, puedes ir trabajando el entrenamiento básico en casa, pero se necesitarán serios esfuerzos para identificar qué hay en el ambiente de tu perro que le hace agresivo, y tras esto, realizar las acciones necesarias para cambiar su comportamiento.

Agresividad en perros: Los signos de alerta

"Agresividad" es un término que se usa para explicar multitud de comportamientos caninoc. Normalmente, el comportamiento agresivo empezará como un aviso, pero esto puede llegar a desembocar en un ataque, por eso es tan importante entrenar y educar a un perro agresivo.

Aquí hay algunos ejemplos de cómo un perro puede mostrar un comportamiento agresivo:

  • Gruñidos
  • Quedarse de pie rígido y/o inmóvil
  • Enseñar los dientes.
  • Gruñir mientras enseña los dientes.
  • Ladrar de forma intimidatoria.
  • Embestir o cargar contra un humano.
  • Marcar/ Morder sin hacer presión con los dientes.
  • Morder sin dejar marca.
  • Morder fuerte, dejando una herida.
  • Mordiscos rápidos y sucesivos.

Razones por las que los perros pueden mostrar signos de agresividadJack Russell Terrier on a harness baring teeth next to another dog, while owner holds both back.

Existen muchas razones por las que un perro puede atacar. La American Society for the Prevention of Cruelty to Animals (ASPCA) dice que los perros con agresividad suelen encajar en alguna de las siguientes categorías:

  • Territorial
  • Posesivo
  • Protector
  • Atemorizado
  • Mal socializado
  • Defensivo
  • Sintiendo dolor

La agresividad se puede manifestar por un gran número de razones, pero muchas veces es debido a factores ambientales. Si has adoptado a un perro de una perrera, puede que haya sufrido abusos así que algunas situaciones pueden hacerlo saltar. Por esto es tan importante hacer que se sienta querido y crear un entorno seguro para él.

Si tu pero está actuando de manera hostil después de hacerse daño, lo más probable es que su comportamiento se deba al dolor, seguramente cesará cuando el dolor se alivie. Sé consciente de eso, aunque tú sólo quieras hacer cualquier cosa con tal de ayudarle, intentar aliviar su dolor puede causarle más dolor e incomodidad y hacer que termine atacando. Si esto sucede, debes llamar a tu veterinario inmediatamente y llevarlo a examinar.

Un perro territorial puede mostrar signos de agresividad cuando otro animal o humano se aproxima al objeto que considera que es su posesión, como puede ser un juguete o incluso su humano favorito. En este caso tu perro necesita ser educado para respetar los límites, ya que esa reacción es innecesaria. Esta reacción es un poco más delicada porque es una reacción innata aunque en ocasiones puede verse favorecida por cierta forma de criarlo. Si está acostumbrado a que todos los juguetes de la casa sean para él, un nuevo cachorro puede alterar ese equilibrio y hacer que se ponga a la defnsiva. Si éste es el caso, cuando sepas que va a haber un cambio, trabaja con él lentamente para que se vaya acostumbrando poco a poco.

Una vez que hayas identificado por qué tu perro está actuando de forma agresiva, podrás personalizar su entrenamiento. De la misma forma podrás cambiar su ambiente o eliminar lo que causa esa reacción.

Cómo entrenar a un perro agresivo

El primer paso para entrenar a un perro agresivo es identificar qué le hace desencadenar esa agresividad. ¿Muestra agresividad a un miembro de la familia o amigo en particular, a desconocidos, o a otros animales? Asimismo, como hemos mencionado anteriormente, es importante descubrir qué hay en su entorno que le hace enfadarse.

Una vez que seaas consciente de lo que cusa la agresividad en tu perro, y hacia quién es agresivo, es hora de trabajar mano a mano con un profesional. Si no estás seguro de a quién contratar, contacta con tu veterinario para una recomendación. Asimismo, de acuerdo a la ASPCA "Algunos perros agresivos se comportan de esa manera por alguna causa médica o complicación. Antes de que empieces ningún entrenamiento, llévale al veterinario para comprobar que tu perro está sano. Esta visita puede ayudarte a identificar cualquier enfermedad subyacente que puede estar causando la conducta de tu perro.

Nunca ignores una agresión

Esto puede ser un buen consejo por varias razones. La más obvia es que la agresividad es un actitud indeseable y puede terminar con tu perro o incluso una persona, lesionados. Si percibes agresividad en un perro que no conoces, es mejor que lo dejes tranquilo. Si es tu perro el que está mostrando esta actitud, es necesario que averigües por qué está actuando así, para que puedas actuar en consecuencia poara reducir esa agresividad.

La otra razón para no ignorar una agresión puede ser de vital importancia para tu seguridad. Como líder de tu manada, tu perro tendrá un mecanismo de defensa natural para mantenerte a salvo de cualquier cosa que considere una amenaza. Si notas algún signo de agresividad en un perro que normalmente es dócil, puede merecer la pena hacer una pequeña investigación del entorno. Los sentidos del oído y del olfato de tu perro son mucho mejores que los de los humanos, así que son capaces de reconocer el peligro muchísimo más deprisa. Ya sea un intruso en tu casa o un animal salvaje en el vecindario, los signos de agresividad de tu perro pueden ser simplemente un signo de aviso ante el peligro para que no te acerques.

Finalmente, nunca castigues a tu perro por la agresividad. Los perros no entienden ese castigo así que eso hace que sea más probable que esa reacción tuya genere aún más agresividad por tu parte. En lugar de eso, para corregir ese comportamiento agresivo, lo mejor es que premies el buen comportamiento. En ocasiones tu perro necesitará un recordatorio de que estás al mando, pero responderá mejor al entrenamiento a través de recompensas.

Igual que los niños, los perros necesitan ser educados para no portarse mal. Un comportamiento agresivo suele ser síntoma de un problema mayor que hay que identificar para poder cambiar el entorno y ese comportamiento.Una vez que has identificado la causa, puedes trabajar con él junto con un veterinario o un entrenador para aprender cómo reducir su agresividad. Ten en cuenta que una buena dosis de amor y paciencia pueden ayudarle mucho a la hora de volverse más dócil.

Contributor Bio

Erin Ollila

Erin Olilla

Erin Olilla es una entusiasta de las mascotas que cree en el poder de las palabras y de un mensaje bien transmitido, que aparte de informar puede llegar a transformar a la audiencia. Sus artículos pueden encontrarse en internet y publicados. Síguela en Twitter @ReinventingErin o conoce más de ella en http://erinollila.com

Productos Relacionados