Caspa en perros: datos, prevención y manejo | Hill's Pet

Publicado por
minutos de lectura

Probablemente conozcas a alguna persona con caspa, pero ¿sabías que los perros también pueden tenerla? Puede que hayas notado que tu cachorro se rasca constantemente o hayas encontrado escamas blancas en su cama. Además de la piel irritada, estos signos también pueden apuntar a una condición de la piel llamada caspa ambulante.

¿Cuándo hay que acudir al veterinario para controlar la caspa en perros? Dado que los signos de la caspa canina pueden ser muy similares a los de otros problemas en la piel, es importante saber a qué hay que prestar atención y las posibles opciones disponibles.

Un beagle rascándose la oreja.

Datos sobre la caspa en perros

La caspa es la presencia de células cutáneas muertas en el pelo del perro. Dependiendo del color de su pelo, puede resultar difícil ver las escamas, pero suelen hacerse visibles cuando saltan del sofá o ponen su cabeza en tu regazo.

La piel de un perro puede irritarse de muchas maneras. Desde lamerse en exceso hasta un problema nutricional, la causa principal de la caspa puede ser a veces difícil de identificar. Lo primero que debes preguntarte es si notas la caspa en todo su pelo o solo en una zona concreta. La piel irritada en un punto concreto podría deberse a una reacción a algo con lo que tu perro haya estado en contacto, o podría deberse a un problema más grave, como una infección o un parásito. En cuanto notes que hay caspa, considera hacerle una visita a tu veterinario para que te ayude. Si observas otros signos como picores, piel enrojecida, irritación o pérdida de pelo en parches escamosos, el mejor consejo es que consultes inmediatamente con tu veterinario para que te ayude. Dado que los problemas de la piel pueden tener causas genéticas, ambientales, nutricionales o parasitarias, a veces hay que explorar varias opciones de tratamiento diferentes.

Prevención y tratamiento de la caspa

Hay algunas cosas que puedes hacer para prevenir la aparición de caspa y otros problemas cutáneos en tu perro. Mis Animales recomienda que los propietarios de mascotas empiecen por asear a sus perros con regularidad, incluyendo cepillados diarios. Un cepillado frecuente elimina el pelo enmarañado, disminuye la posibilidad de que los parásitos se reproduzcan y aumenten, y estimula los aceites naturales de la piel y el pelo. Además, tendrás la oportunidad de dedicar unos minutos a revisar a tu perro en busca de bultos, heridas, pulgas, garrapatas y otros posibles problemas.

Tu veterinario puede sugerirte bañarlo con más frecuencia para prevenir la caspa. Si vas a utilizar un champú, Experto Animal aconseja utilizar siempre uno especialmente formulado para perros, ya que su composición será apta para su piel y pelo. Asegúrate también de secar bien a tu mascota después del baño.

Si estas simples medidas preventivas, como el aseo y el baño, no consiguen eliminar la caspa de tu perro, consulta con tu veterinario la necesidad de opciones de alimentación especial o pruebas de intolerancia. Podrá ayudarte a encontrar un alimento para perros con ingredientes como los ácidos grasos omega 3 y la vitamina E, que favorecen un pelo y un sistema inmunitario sanos.

Perro siendo bañado.

La diferencia entre la caspa y la caspa ambulante

Una posible causa más grave de la piel escamosa y con picores de tu perro es una afección llamada caspa ambulante. Experto Animal aclara que, en ocasiones, algunos parásitos pueden confundirse con caspa, como es el caso de la caspa ambulante, una infección parasitaria llamada cheyletiellosis causada por ácaros. Experto Animal señala que la caspa ambulante se aprecia como grandes escamas y que, al ser altamente contagiosa, requiere desparasitación y control del ambiente. Esta enfermedad es muy contagiosa y puede transmitirse fácilmente a otros animales domésticos, como gatos y conejos, por lo que es importante ir al veterinario lo antes posible.

Desafortunadamente, no existe una solución rápida para la caspa ambulante. Probablemente, tu veterinario le proporcionará un tratamiento tópico a través de un baño con el que cubrirá el pelo de tu perro con un medicamento que acabará con los ácaros. Es posible que sea necesario repetir estos baños y otros tratamientos una o dos veces por semana durante un máximo de seis semanas. Además, debes llevar al veterinario a cualquier otra mascota de la casa para que le aplique un tratamiento contra los ácaros, y es posible que tengas que rociar por tu casa un pesticida diseñado para acabar con los ácaros y pulgas.

A nadie le gusta ver a su amigo de cuatro patas con picores e incómodo. Una vez que la caspa u otros problemas de la piel se hayan solucionado, tu perro y tú podréis disfrutar más tiempo haciendo las cosas que os gustan, sin picores.

Autora

Chrissie Klinger

Artículos relacionados

  • ¿Puedo dar medicinas para el dolor a mi perro? | Hill's Pet

    P: ¿Existe alguna medicación para el dolor segura para dar a mi perro?... La primera categoría son los Antiinflamatorios No Esteroideos (AINES), como la aspirina, el ibuprofeno o el naproxeno. … R: Existen varias razones por las que no es seguro administrar medicación analgésica humana a tu perro.