Cómo cuidar a un perro con la piel sensible

Published by
minutos de lectura

Como sabe cualquier persona que tenga una mascota, uno de los mayores placeres de la vida es acariciar a tu amigo de cuatro patas. Pasar la mano por su suave y brillante capa de pelo os hace sentir bien a los dos. Sin embargo, si tu perro tiene problemas de salud en la piel, este momento podría no ser tan agradable.

Señales de que existe un problema en la piel de tu perro

The Kennel Club del Reino Unido recomienda estar pendiente de los siguientes indicadores para saber si tu perro tiene la piel sensible:

  • Piel seca y escamosa.

  • El perro se rasca, lame o frota en exceso.

  • Pérdida de pelo y/o calvas.

Además, señala que las posibles causas son:

  • Alergias o intolerancias a ciertos ingredientes, como el maíz.

  • Alergias ambientales (por ejemplo, al polvo, el polen, la hierba o los ácaros).

  • Sequedad en el aire causada por un clima frío, la calefacción o el aire acondicionado.

  • Cambios en el clima.

  • Parásitos (por ejemplo, pulgas, ácaros o garrapatas).

¿Qué puedes hacer?

  • Comprueba si hay presencia de alguna plaga. Examina a fondo el pelo y la piel de tu perro para detectar la presencia de garrapatas, pulgas, piojos u otros parásitos. Si detectas alguno, pide consejo a tu veterinario y sigue el tratamiento adecuado.

  • Ten en cuenta posibles alergias. Si tu perro no tiene parásitos y está sano, es posible que algún factor ambiental, como el polen o el polvo, sean los causantes de su malestar. La dermatitis atópica es una inflamación de la piel que provoca que se laman y rasquen excesivamente, además de la pérdida de pelo y una piel seca y escamosa. Más información sobre la dermatitis atópica.

  • Consulta con tu veterinario. Los problemas de la piel pueden deberse a un amplio abanico de causas, como los parásitos, las infecciones bacterianas, las alergias, los desequilibrios hormonales y el estrés entre otras. Asegúrate de consultar con tu veterinario para saber el estado de la salud de tu perro y las opciones de tratamiento.

  • Alimenta bien a tu perro. A muchos perros les puede beneficiar consumir alimentos de alta calidad formulados especialmente para la salud de la piel y las alergias. Busca uno que contenga proteínas de alta calidad, ácidos grasos esenciales y antioxidantes (nutrientes importantes que pueden ayudar a proteger la piel de tu perro). El veterinario también puede recomendarte un alimento dietético si detecta en tu mascota problemas específicos.

Artículos relacionados

Productos relacionados