Consejos para que tu perro no sea caprichoso con la comida

Este comportamiento normalmente es resultado de darle sobras de la mesa o demasiados premios. Estos hábitos no solamente aumentan el riesgo de padecer obesidad, sino que además fomentan el desarrollo de un comportamiento caprichoso. En definitiva tu perro evita comerse su comida esperando que le des algo más interesante que lo que hay en su comedero.

Le das un alimento sabroso y nutritivo y él simplemente lo huele, lo lame y ya está. Es la hora de la siguiente ración pero la anterior aún sigue en su comedero, ¡tu perro es caprichoso con la comida!

Puedes pensar que tu perro quiere o necesita más variedad. 

La realidad es que tu perro podría comer toda su vida la misma comida sin ningún problema, así que depende de ti proporcionarle una ración sabrosa y nutritiva.

La causa. 

Frecuentemente, la causa de que un perro sea quisquilloso comiendo no es resultado de su comportamiento. Normalmente es resultado de que le demos restos de la mesa o demasiados premios. Estos hábitos no solamente aumentan el riesgo de padecer obesidad, sino que además fomentan el desarrollo de un comportamiento quisquilloso. Tu perro evita comer su comida esperando que le des algo más interesante que lo que hay en su comedero. El mejor enfoque es parar de darle comida de la mesa y restringir el número de premios. Recuerda que los perros y los gatos tienen necesidades nutricionales diferentes a las nuestras, por lo que nuestra comida no es precisamente equilibrada para ellos. 


Maneras efectivas de corregir este comportamiento:

  • Ayuda a tu perro a entender que no existen otras opciones.
  • Pon el alimento en su comedero durante 30 minutos. Si no se lo ha comido, retíralo.
  • Cuando sea la hora de la siguiente ración, mantén de nuevo su comida durante 30 minutos y retíralo, se lo haya comido o no.
  • En un día o dos tu perro empezará a pedirte comida o premios extra. Mantén tu estrategia ¡no te rindas! Tu perro no se está muriendo de hambre. Si tiene hambre, comerá.
     

Es posible que tengas que soportar el disgusto de tu perro durante estos días, pero es una técnica muy efectiva a la hora de eliminar el comportamiento de apetito caprichoso. 

Si vas a cambiar de alimento, hazlo gradualmente:

  • Empieza combinando el nuevo alimento con el anterior de forma gradual, incrementando poco a poco el nuevo alimento a la vez que reduces el anterior. Esto será de ayuda a la hora de acostumbrar a tu perro al nuevo alimento y evitar su huelga de hambre.
  • Si vas a cambiar de húmedo a seco, prueba mezclando el alimento seco con un poco de agua templada.
  • Si tu perro de repente se vuelve quisquilloso sin ningún síntoma previo de este comportamiento, podría tratarse de una causa médica. Observa si tu perro sufre de algún vómito o diarrea, letargia o pérdida de peso. Llévale al veterinario para ver si existe algún problema.

Artículos relacionados sobre el cuidado de las mascotas