Causas del vómito en perros y su significado

Publicado por Kara Murphy
minutos de lectura

No es extraño que los perros vomiten. De hecho, hay muchas razones por las que tu perro puede vomitar, aunque algunas son más preocupantes que otras. ¿Cómo saber si un vómito es signo de que existen problemas graves? ¿Hay diferentes tipos de vómito? Sigue leyendo para saber más.

El vómito y la regurgitación

¿Qué hace que un perro vomite? En primer lugar, debes entender la diferencia entre vómito y regurgitación. Cuando un perro regurgita, suele expulsar alimentos no digeridos, agua y saliva. Con frecuencia, se expulsan en forma cilíndrica, ya que suele tratarse de alimento o materia del esófago. Sale sin esfuerzo aparente ni contracción muscular. La regurgitación no suele ir precedida de ningún signo que tú o tu perro podáis percibir.

El vómito, por el contrario, es mucho más activo. Hace que los músculos se contraigan y que todo el cuerpo se tense. Cuando un perro vomita, el alimento u objeto suele proceder del estómago o de la parte superior del intestino delgado. Puede que tu perro tenga arcadas y expulse alimentos sin digerir o parcialmente digeridos, junto con un líquido claro si el vómito procede del estómago o amarillo o verde (bilis) si procede del intestino delgado. También es posible que aparezcan otros indicios, como el babeo, la agitación, los quejidos o el ruido procedente del estómago de tu mascota.

Perro bostezando

Causas comunes del vómito

Mis animales explica que las causas más comunes del vómito en perros son:

  • Comer basura, sobras u otras cosas que no deberían ingerir.
  • Tragarse algo duro como una piedra, un hueso o un juguete, o algo venenoso como productos de limpieza, anticongelantes o pesticidas.
  • Virus, infecciones bacterianas o parásitos.
  • Cambios en su dieta, como un nuevo alimento.
  • Sensibilidad a ciertos alimentos o ingredientes.
  • Hinchazón u otros problemas gastrointestinales.
  • Una mala reacción a un medicamento.
  • Un golpe de calor.
  • Problemas de salud que afectan al intestino, los riñones, el hígado o el páncreas.

Los motivos más comunes de la regurgitación son:

Cuándo preocuparse

Dado que el vómito no es tan inusual en los perros, los dueños no suelen preocuparse si un perro vomita ocasionalmente. ¿Cuándo hay que preocuparse?

Mis Animales señala que el vómito puede ser preocupante en los siguientes casos:

  • Si crees que tu perro se ha tragado un objeto o algo venenoso.
  • Si vomita y se comporta de forma diferente a la habitual (duerme más de lo normal, se niega a comer o tiene diarrea). En este caso, debes llamar a tu veterinario.
  • Si tiene fiebre o parece estar deshidratado o sentir dolor.
  • Si ves sangre en el vómito o las heces de tu perro, o si vomita una especie de posos de café (sangre digerida). No dudes en llamar al veterinario. La sangre puede ser un signo de que existen problemas graves, como úlceras gástricas, o de que tu perro se ha tragado algún objeto afilado como un hueso o un juguete.
  • Si tu mascota no deja de vomitar. Aunque vomitar ocasionalmente no es inusual, si tu perro vomita con frecuencia o en exceso debes contactar con un veterinario para averiguar el motivo. Si trata de vomitar y no lo consigue, también puede haber algún problema.

Si te preocupa su salud, no dudes en llamar a tu veterinario para que te aconseje.

¿Qué hará el veterinario?

A la hora de atender a tu mascota, puede que el veterinario solicite detalles sobre cualquier cosa que haya ingerido y sobre la frecuencia con la que vomita o regurgita. Es posible que le haga un análisis de sangre para descubrir las causas del vómito, como una enfermedad renal o una pancreatitis. Si el veterinario cree que tu perro puede tener una obstrucción en el tracto gastrointestinal o que su esófago no funciona correctamente, puede que le haga radiografías o una ecografía.

Una vez que identifique el problema, podrá iniciar el tratamiento para que tu mascota mejore rápidamente.

¿Qué puedes hacer?

Si el veterinario determina la causa de los vómitos de tu perro y considera que basta con cuidarlo en casa, querrás saber cómo aliviar sus síntomas. Experto Animal te ofrece estos consejos para que cuides de tu perro si vomita:

  • Espacia los alimentos durante 6-8 horas, a menos que el veterinario recomiende un periodo más largo.
  • Asegúrate de que tu perro siga bebiendo agua, salvo si el veterinario recomienda lo contrario. Si los vómitos persisten, tu mascota puede deshidratarse, por lo que es muy importante que ingiera líquidos.
  • Una vez que haya dejado de vomitar, tu perro debe ingerir pequeñas raciones de alimentos suaves y bajos en grasa de tres a seis veces al día durante varios días. Si el veterinario te pidió que no le dieras agua, vuelve a dársela gradualmente en pequeñas cantidades.
  • A medida que avance la readaptación al alimento habitual, debes ir incrementando la cantidad de alimento para tu mascota y espaciar menos las tomas.

Si tu perro vomita porque come demasiado deprisa, puedes utilizar un comedero de rompecabezas. De este modo, tu mascota comerá más despacio, ya que tendrá que esforzarse para conseguir su alimento. También puedes ofrecerle un alimento de mayor calidad o un alimento dietético especial que le facilite la digestión y garantice una nutrición equilibrada. Realiza el cambio de forma gradual para no agravar el problema.

El vómito no es necesariamente sinónimo de enfermedad ni de la necesidad de atención veterinaria inmediata. No obstante, si aprecias signos que sugieran la existencia de algún problema, debes llamar a tu veterinario para que lo detecte y te ayude a resolverlo. Pronto volverás a acariciar a tu cachorro en lugar de limpiar su vómito.

Información acerca de la colaboradora

Kara Murphy

Kara Murphy

Kara Murphy es una escritora autónoma amante de los animales que vive en Erie, Pensilvania. Su querida mascota es una goldendoodle llamada Maddie.

Artículos relacionados

Productos relacionados