Hacer frente a la diarrea en gatos: causas, síntomas y tratamiento

minutos de lectura

¿Has notado últimamente la presencia de diarrea al limpiar el arenero de tu gato y estás un poco preocupado? Cada año, millones de propietarios de gatos experimentan este mismo problema. Tanto si la versión de tu gato es la variedad suave y pegajosa, el estilo a rayas o el desafortunadamente acuoso, puedes estar seguro de que no eres el único observando detenidamente el arenero.

¿Qué es la diarrea en gatos?

La diarrea se define como heces más blandas, sueltas o acuosas de lo que deberían ser. Los gatos con diarrea suelen ir al baño con más frecuencia de lo habitual, tener accidentes en casa e incluso expulsar sangre, mucosidad o parásitos en las heces.

Aunque la mayoría de los casos de diarrea felina se resuelven en cuestión de horas o días sin intervención, los gatos que la padecen durante más de unos días, o los que muestran signos más graves (como vómitos, pérdida de apetito, heces con sangre, heces acuosas o cansancio), deben ser examinados por un veterinario inmediatamente.

Es importante tener en cuenta que los gatos pequeños y los gatitos con diarrea son especialmente susceptibles de sufrir deshidratación, por lo que siempre deben ser examinados por un veterinario.

Gato persa en un arenero sobre un suelo de baldosas.

Síntomas de la diarrea en gatos

Además de expulsar heces de aspecto poco saludable (normalmente de aspecto suelto o acuoso), los gatos con diarrea pueden presentar los siguientes síntomas:

  • Mucosidad o sangre en las heces
  • Gusanos en las deposiciones
  • Accidentes dentro de casa
  • Defecar con mayor frecuencia
  • Esfuerzo para defecar
  • Náuseas o vómitos
  • Pérdida de apetito
  • Cansancio o apatía
  • Dolor abdominal
  • Pérdida de peso

Causas de la diarrea en gatos

Las causas de la diarrea son múltiples. A menudo se presenta cuando el gato come algo inusual o cuando su plan de alimentación cambia bruscamente. Al cambiar de un tipo de alimento para gatos a otro, es mejor hacer la transición lentamente a lo largo de una semana, mezclando gradualmente más cantidad del nuevo alimento con menos del anterior. Esta transición permite que el sistema digestivo de la mascota se adapte y disminuya la posibilidad de diarrea.

Según la AVEPA (Asociación de Veterinarios Españoles Especialistas en Pequeños Animales), otras posibles causas de la diarrea en gatos son:

  • Virus, por ejemplo, peritonitis infecciosa felina (PIF)
  • Parásitos, por ejemplo, lombrices, Giardia, Cryptosporidium
  • Desequilibrios en el microbioma (incluidas las bacterias) del intestino del gato
  • Una obstrucción intestinal
  • Intolerancias/alergias alimentarias
  • Enfermedad inflamatoria intestinal
  • Antibióticos y otros medicamentos
  • Envenenamiento/toxinas
  • Infecciones intestinales, por ejemplo, salmonela, campylobacter
  • Pancreatitis
  • Enfermedades hepáticas
  • Enfermedades renales
  • Hipertiroidismo
  • Cáncer

¿Qué hago si mi gato tiene diarrea?

Evalúa el comportamiento de tu gato. ¿Parece sentirse bien o parece estar más cansado de lo normal? ¿Tiene poco apetito o algún otro síntoma fuera de lo normal? ¿También vomita? En el caso de producirse diarrea de forma aislada, que se resuelve por sus propios medios en menos de unas horas y no implica otros síntomas, generalmente no se trata como una emergencia. Sin embargo, si la diarrea de tu gato aparece y desaparece con frecuencia, considera contactar con el veterinario.

La diarrea durante un período prolongado (más de un día), así como la diarrea acompañada de un cambio significativo en el comportamiento u otros signos, debe enfrentarse como una emergencia y es necesario llevar a la mascota a un veterinario u hospital veterinario de inmediato. La sangre roja brillante o las heces alquitranadas más oscuras también se consideran una emergencia.

Por último, anota la frecuencia y el aspecto de la diarrea para poder exponérselo al veterinario en tu próxima visita.

¿Cómo determina el veterinario la causa?

Los veterinarios pueden utilizar varias herramientas para determinar la causa de la diarrea de tu gato:

  • El historial médico del gato
  • Un examen físico
  • Pruebas de laboratorio básicas (por ejemplo, análisis de sangre, examen fecal)
  • Radiografía (por ejemplo, rayos X)
  • Sonografía (por ejemplo, ecografía)
  • Pruebas de la función gastrointestinal (análisis de sangre)
  • Endoscopia/colonoscopia y biopsia (para obtener una muestra de tejido)
  • Ensayos de medicación (evaluación de la respuesta a la medicación)
  • Ensayos alimentarios (evaluación de la respuesta a determinados alimentos)

Tratamientos y cómo influye la nutrición en la diarrea

El tratamiento de la diarrea depende de la causa subyacente. Hay muchos tratamientos disponibles para la diarrea que tu veterinario puede recomendarte dependiendo de diversos factores. Sin embargo, la nutrición desempeña un papel fundamental en el control de este problema.

La nutrición juega un papel importante en la salud de las heces de los gatos. Una nutrición inadecuada puede provocar una diarrea crónica (continua), por lo que el veterinario realizará una evaluación de la nutrición de tu gato. Es posible que te recomiende cambiar su alimento como forma de manejo. Puede que te aconseje un alimento más bajo en grasas o más rico en hidratos de carbono complejos y digeribles con una mayor cantidad de fibra.

Los casos crónicos de diarrea suelen controlarse mediante alimentos dietéticos especiales junto con medicamentos. Este tipo de enfermedad gastrointestinal se llama "enteropatía que responde a la dieta" En muchos casos, el veterinario te recomendará un alimento dietético de uso continuo para ayudarle a mantener una digestión adecuada y promover una buena calidad de las heces. En los casos en los que las intolerancias alimentarias son el motivo del problema, quizá te aconseje un alimento con proteína hidrolizada o novedosa como parte de un ensayo dietético para tu gato. Durante este periodo de tiempo, el gato solo podrá consumir el alimento recomendado, nada de premios o snacks. Estos ensayos suelen durar entre 2 y 3 semanas en el caso de las mascotas con diarrea, pero pueden prolongarse hasta 12 semanas si también presentan picores o problemas en la piel o el pelo.

Aunque la diarrea en gatos es desagradable, con el manejo adecuado y la ayuda de tu veterinario tu gato volverá a ser tan feliz y sano como antes.

 

Información acerca de la colaboradora

Dra. Patty Khuly

La Dra. Patty Khuly se graduó con honores en el Wellesley College y en la Facultad de Veterinaria de la Universidad de Pensilvania. Obtuvo su MBA en la Wharton School of Business como parte del prestigioso programa de doble titulación VMD/MBA. Ahora es la orgullosa propietaria de Sunset Animal Clinic en Miami, Florida. Pero aún hay más. La Dra. K es una voraz lectora, una entusiasta tejedora, una fanática del yoga, una apasionada de la música, una corredora en ciernes y una "foodie" incansable. Vive en el sur de Miami con tres perros, innumerables gatos, dos cabras rescatadas y un divertidísimo grupo de gallinas.

Puedes leer sus publicaciones en DrPattyKhuly.com y en sunsetvets.com.

Artículos relacionados

Productos relacionados