Lidiar con las lombrices en gatos

No hay lugar a dudas: los gusanos en gatos son repugnantes. Por desgracia, no son raros en las mascotas caseras, incluyendo a los gatos. Pero, ¿qué son las lombrices? ¿Son contagiosas? Y, la pregunta más importante ¿cómo librarse de ellas?

¿Qué son las lombrices?

Las lombrices felinas son unos gusanos blancos, largos y planos. Tienen una boca similar a un garfio que se ancla a la pared del intestino delgado de tu gato, alimentándose de los nutrientes que ingiere. Pueden crecer hasta los 50 cm aunque la mayoría miden en torno a 20 cm cuando ya han alcanzado su tamaño adulto. Mientras la lombriz madura, comienza a desprender segmentos de sí misma – los científicos llaman a esos segmentos “proglótides”. Las proglótides, que tienen el tamaño de un grano de arroz, se desprenden del cuerpo del parásito y salen al exterior en las heces del gato.

Los gatos pueden contraerlas de muchas maneras. La manera más habitual es a través de las pulgas. Las larvas de las pulgas pueden estar infectadas con lombrices. Si tu gato ingiere una pulga infectada mientras se acicala, ésta puede transmitir una pequeña lombriz a tu gato, que crecerá hasta convertirse en un adulto. También pueden contagiarse comiendo animales pequeños como ardillas o ratones.

¿Cómo afectan las lombrices a mi gato?

Las lombrices en los gatos son desagradables, pero los veterinarios las consideran un parásito menor. Esto es porque no suelen causar ninguna lesión a tu gato, según el Drake Center for Veterinary Care. Dicho esto, si tu gato está infestado, puede sufrir pérdida de peso porque los parásitos digerirán los nutrientes de la comida que come tu gato. Además, en ocasiones, algún parásito puede liberarse de la pared intestinal y viajar hasta el estómago del gato. Cuando esto ocurre, tu gato puede vomitar un gusano vivo, lo que puede suponer una visión alarmante si no sabías que tu gato estaba infestado.

¿Cómo puedo saber si mi gato tiene lombrices?

Vomitar trozos de gusanos aún vivos es un buen indicador, por supuesto. Otro signo de que tu gato puede estar sufriendo una infestación de lombrices es la pérdida de peso inexplicable aunque el más común son las proglótides. Probablemente veas esos segmentos del tamaño de un grano de arroz, llenos de huevos, en las heces de tu gato o cerca de su ano. Puedes llegar a ver a tu gato arrastrando su tercio posterior por el suelo si el segmento está irritando su piel, pero este comportamiento suele ser mucho más frecuente en perros.

Veterinarian checking on a cat in a cat carrier.

¿Cuál es el tratamiento para las lombrices en gatos?

Afortunadamente, el tratamiento para las lombrices felinas es bastante fácil y efectivo. Si tu gato está infestado, tu veterinario te dará un medicamento antiparasitario. Normalmente los antiparasitarios son orales, aunque también pueden ser administrados mediante una inyección.

La medicación antiparasitaria hace que las lombrices se disuelvan en el intestino. Cuando el gusano ya ha sido digerido, no debes esperar ver muestras de ello en la caja de arena. Los antiparasitarios no suelen causar a tu gato efectos secundarios adversos como vómitos o diarrea.

El mejor escenario sería evitar que tu gato sea infectado en primera instancia. Puedes reducir el riesgo empleando tratamientos de control de pulgas de forma regular y mantener a tu gato dentro de casa. Las lombrices no se contagian per se como un resfriado, pero son transmisibles – a través de las pulgas – de animal a animal y, en casos raros, a humanos. Al igual que tu gato, si tu perro ingiere una pulga infectada mientras se rasca, puede contraer lombrices. Si tú o tus hijos ingerís accidentalmente una pulga, podéis ser infectados también.

¿Existe más de un tipo de lombriz?

Existen dos tipos de principales de lombrices planas. El más común, del que hemos hablado en este artículo, se conoce científicamente como Dipylidium caninum, explica el Centro para el Control y Prevención de enfermedades ( Centers for Disease Control and Prevention(CDC).

El otro tipo – que es más peligroso y bastante más raro – se llama Echinococcus. Según el CDC, la equinococosis cística (o CE según sus siglas en inglés) está causada por una infección por estadíos larvarios del gusano hidatídico, llamado Echinococcus granulosus, que se encuentra en perros, ovejas, ganado vacuno, cabras y cerdos.

"Aunque muchas infecciones en humanos son asintomáticas, la equinococosis puede causar unos quistes de crecimiento lento, bastante dañinos, en el hígado, los pulmones y otros órganos dónde pueden crecer durante años sin dar lugar a síntomas." afirma el CDC.

Otro tipo de lombriz es el denominado Echinococcus multilocularis, que causa la equinococosis alveolar (o AE). Este parásito se encuentra en zorros, coyotes, perros, gatos y pequeños roedores. Los casos en humanos son raros, pero bastante serios, causando tumores parasitarios en el hígado, los pulmones, el cerebro y otros órganos. Según afirma el CDC, la equinococosis alveolar puede ser fatal si no recibe tratamiento. Pero, por suerte, es bastante poco común. De hecho, un estudio publicado por PLoS Neglected Tropical Diseases encontró solamente 41 casos de muerte relacionada con equinococosis en Estados Unidos entre los años 1990 y 2007.

Otros gusanos en gatos

Los gusanos planos son uno de los tipos más comunes de gusanos que se encuentran en los gatos. Pero existen otros que también pueden infectarles, según el International Cat Care , entre los que nos encontramos:

  • Gusanos redondos: los que se encuentran de forma más habitual en gatos. Los gatitos pueden infectarse a través de la leche de su madre. Los gatos adultos pueden infectarse comiendo roedores parasitados.
  • Gusanos-gancho: Aunque son más comunes en los perros, los gatos también pueden ser parasitados por este tipo de gusanos. Son pequeños y al igual que los gusanos planos, viven en el intestino delgado de los gatos alimentándose de la sangre del animal, lo que puede causar anemia. Los animales pueden infectarse mediante la ingestión de los gusanos o el contacto con la piel.
  • Gusanos no intestinales: los gusanos pulmonares, del corazón u oculares son otros tres tipos que habitan en partes del cuerpo fuera del tracto gastrointestinal.

Pensar en gusanos viviendo dentro de un animal puede causar aprensión hasta en los propietarios más duros. Afortunadamente, aunque son bastante desagradables, es relativamente fácil deshacerse de ellos y no suelen causar daños serios en tu gato. Lo mejor que puedes hacer es no perderlo nunca de vista, un cambio en su comportamiento de forma repentina puede ser su forma de decir que no se encuentra bien. Por esto son tan importantes los chequeos veterinarios anuales.

Biografia:

Kara Murphy Contributor Bio Image

Kara Murphy

Kara Murphy es escritora freelance en Erie. Tiene un cachorro llamado Maddie

Artículos relacionados sobre el cuidado de las mascotas

  • Por qué los gatos no quieren utilizar la bandeja de arena

    Si tu gato ha cambiado sus hábitos de ir al lavabo y no quiere utilizar la bandeja, probablemente haya una razón obvia para ello. Incluso si ahora ha empezado a hacer sus necesidades en algún otro lugar de la casa.
  • La gestación en las gatas

    Si no piensas dedicarse a la cría, lo mejor es esterilizar a tu gata. La gestación en las gatas es un evento importante y si has tomado la gran decisión de permitir a tu gata tenga gatitos, te espera toda una aventura.
  • ¿Su gato está engordando?

    Muchas enfermedades aparecen con más frecuencia en gatos con sobrepeso. Desgraciadamente, estos gatos también tienden a estar menos cómodos y contentos. Algunos de los problemas más comunes que aparecen en gatos con sobrepeso son: Diabetes, Artritis, Problemas cutáneos, Problemas del tracto urinario, Problemas cardíacos o Mayor riesgo de cancer
  • Conocer al veterinario

    Encuentra al veterinario que tu nuevo gatito se merece. Seguramente quieres lo mejor para tu gatito y una de las cosas más importantes que puedes hacer por él es encontrarle un buen veterinario. Al fin y al cabo, vas a tener que confiar en él durante mucho tiempo.
  • ¿Está en forma tu gato?  

    Seguramente tu veterinario te habrá explicado que hasta las mascotas mejor cuidadas pueden engordar con facilidad. Además de las causas más evidentes (exceso de comida y de premios o falta de ejercicio), hay otros factores que pueden contribuir al aumento de peso.
  • ¿La nariz seca significa que el gato está enfermo?

    Algunos dueños a menudo preguntan si la nariz seca significa que el gato está enfermo y la respuesta es que no. Hay muchas razones por las cuales su gato puede tener la nariz seca y caliente que no tienen nada que ver con su salud.