La gestación en las gatas

Si no piensas dedicarte a la cría, lo mejor es esterilizar a su gata. La gestación en las gatas es un evento importante y si has tomado la gran decisión de permitir a tu gata tener gatitos, le espera toda una aventura. Una gata normalmente es más que capaz de llevar el alumbramiento por sí sola y normalmente es mejor dejarla. Sin embargo, hay algunas cosas que puedes hacer para facilitárselo.

Síntomas indicadores

Existe una serie de síntomas que indican que tu gata está gestante.  El primer indicador puede ser el hecho de que su ciclo de celo parará. Otro síntoma temprano es que las mamas de tu gata se hincharán y tendrán un color rojo, más oscuro. Una gata en gestación a también comerá más y posiblemente tenga episodios de "vómitos matinales". Después de cinco semanas, el aumento del estómago de tu gata será notable y continuará creciendo hasta que la gata tenga a sus gatitos. puedes notar un cambio dramático en su conducta.

La gata puede volverse de repente especialmente cariñosa y deseosa de pasar tiempo contigo. Al contrario, también puedes ver que tu gata que antes era amistosa, se vuelve triste y solitaria. No te preocupes, ambas conductas son completamente normales. Las gatas normalmente llevan el parto con pocas dificultades.

Si estás preocupad@ por tu gata o quieres confirmar que está en gestación, llévela al veterinario. Él comprobará si tu gata está sana y confirmará la gestación con ayuda de un chequeo físico o por ultrasonidos.

Preparación

En los meses anteriores al parto tendrá que hacer demasiadas cosas por tu gata, simplemente asegúrate de que continua recibiendo una dieta correcta y sana y mucha agua. Tan pronto se confirme su estado, debería cambiar su alimento a uno para gatitos de alta calidad, como Hill's Science Plan Kitten para aportar nutrientes adicionales para ella y sus gatitos. Siga dándole este alimento hasta que los gatitos estén destetados. No se sorprenda si al parecer su gata no come mucho alimento de una vez. Tiene el "estómago" lleno de gatitos y probablemente prefiera comer varias veces al día en pequeñas porciones.

Conforme se aproxime la fecha del parto, su gata probablemente empiece a buscar un lugar tranquilo y suave para hacer un nido. Dale algo como una caja forrada con toallas y anímela a usarla. Sin embargo, no te preocupes si al final la gata opta por no usarla. Una señal de parto inminente normalmente es una secreción lechosa de los pezones de su gata y su temperatura normalmente bajará por debajo de 38,9 ºC justo antes del parto.

Cuando empiece el parto, tu gata puede empezar a ronronear fuertemente y podrás ver las contracciones. Recuerda que en la mayoría de los casos una gata es completamente capaz de llevar el parto por sí sola.

No tenga prisa

La cantidad media de gatitos en una camada es de 2 a 5. Normalmente la gata hará un descanso de entre 10 minutos y una hora entre cada gatito. Si sabe que la gata todavía tiene gatitos dentro y ha tardado más de tres horas en expulsar a los anteriores, debería llevarla al veterinario.

Cuando los gatitos nacen, deberían intentar salir de la membrana amniótica o saco. Normalmente la madre les ayudará con esta tarea y si no lo hace, debe cortarlo con mucho cuidado para liberar a los gatitos. La gata lamerá a sus gatitos después del nacimiento para estimular su respiración. Si está demasiado exhausta para hacerlo o está distraída por otro alumbramiento, podrías hacerlo tú. Frota suavemente al gatito con una toalla de la misma manera que su madre lo lamería. Debería tener al gatito boca abajo, esto ayudará a quitar el fluido de sus vías respiratorias.

Quitar la placenta

Después de cada gatito también debería aparecer la placenta. Si la placenta queda retenida, esto podría causarle una infección a la madre. Asegúrate de que haya visto la placenta después de cada gatito. No te sorprenda si la madre se come alguna placenta o todas ellas. Es perfectamente normal y seguro. Si parece que la madre ha retenido una placenta, llévala al veterinario rápidamente.

Normalmente la gata también cortará el cordón umbilical con los dientes. Si no lo hace, deberías ayudarle. Ata un trozo de hilo fuertemente alrededor del cordón aproximadamente a una pulgada del cuerpo del gatito. Haz otra vuelta y átala un poco más abajo de la primera y luego corta entre los dos nudos con unas tijeras limpias. En cuanto los gatitos hayan nacido y hayan sido limpiados, deberían acercarse inmediatamente a los pezones de su madre y empezar a mamar. En este momento es prudente dejar a tu gata y a sus gatitos tranquilos por un rato. Enhorabuena por tu nueva camada de gatitos.

Artículos relacionados sobre el cuidado de las mascotas

  • Conoce al veterinario de tu gatito | Hill's Pet

    Encuentra al veterinario que tu nuevo gatito se merece. Seguramente quieres lo mejor para tu gatito y una de las cosas más importantes que puedes hacer por él es encontrarle un buen veterinario. Al fin y al cabo, vas a tener que confiar en él durante mucho tiempo.
  • Cómo manejar los problemas digestivos de tu mascota | Hill's Pet

    Muchas mascotas tienen problemas digestivos de vez en cuando. Aunque no resulta agradable leer los detalles de estos trastornos, es importante que sepas qu&eacute te puedes encontrar.
  • ¿Está en forma tu gato? | Hill's Pet

    Seguramente tu veterinario te habrá explicado que hasta las mascotas mejor cuidadas pueden engordar con facilidad. Además de las causas más evidentes (exceso de comida y de premios o falta de ejercicio), hay otros factores que pueden contribuir al aumento de peso.
  • ¿Su gato está engordando? | Hill's Pet

    Muchas enfermedades aparecen con más frecuencia en gatos con sobrepeso. Desgraciadamente, estos gatos también tienden a estar menos cómodos y contentos. Algunos de los problemas más comunes que aparecen en gatos con sobrepeso son: Diabetes, Artritis, Problemas cutáneos, Problemas del tracto urinario, Problemas cardíacos o Mayor riesgo de cancer
  • ¿Ven los gatos en la oscuridad? | Hill's Pet

    Puppy, kitten and pet dieting, cat nutrition and dog nutrition information from Hill's Pet
  • Por qué los gatos no quieren utilizar la bandeja sanitaria | Hill's Pet

    Si tu gato ha cambiado sus hábitos de ir al lavabo y no quiere utilizar la bandeja, probablemente haya una razón obvia para ello. Incluso si ahora ha empezado a hacer sus necesidades en algún otro lugar de la casa.