El idioma de los perros

Publicado por
minutos de lectura

Encuentre alimentos que se ajusten a las necesidades de su mascota

Encuentre alimentos que se ajusten a las necesidades de su mascota

Encuentre alimentos que se ajusten a las necesidades de su mascota

Imagen de perroProbablemente, lo mejor que puedes hacer por tu perro es aprender algo de su psicología. La comprensión de la psicología canina puede ayudarte a vivir feliz y en armonía con tu perro. No buscamos que te conviertas en un experto en psicología canina, y tampoco hace falta. Pero un poco de comprensión puede ayudar mucho, y si necesitas ayuda y consejo antes de que un pequeño problema se convierta en uno grande, tu primera parada debería ser el veterinario.

La lectura del lenguaje corporal de tu perro

Los perros siempre se han comunicado entre sí mediante el lenguaje corporal. Este implica expresiones faciales, posturas corporales, ruidos y aromas. Utilizan la boca, los ojos, las orejas y la cola para expresar sus emociones. Una de las razones por las que son tan buenas mascotas es la forma en la que son capaces de comunicarse con los humanos. Tu perro te verá como una extensión de su propia familia, y será extremadamente rápido en interpretar tus estados de ánimo e intenciones. De modo que, si aprendes a interpretar su lenguaje corporal, podrás interpretar sus intenciones.

Perro grande: Si tu perro se siente valiente o agresivo, intentará hacerse más grande manteniéndose erguido, con las orejas y la cola en alto. También sacará pecho y levantará el pelo del cuello y de la espalda. Además, puede gruñir y agitar la cola lentamente.

Perro pequeño: Por otro lado, un perro sumiso intentará parecer pequeño y actuar como un cachorro, ya que un perro adulto "regañará" a un cachorro, pero no lo atacará. Por lo tanto, en sumisión, adoptará una posición agachada lateral pegado al suelo, con la cola baja pero meneándose. También puede intentar lamer la cara del perro o humano dominante e incluso puede rodar sobre su espalda.

La cola de tu perro habla por sí sola: La mayoría de nosotros reconoce que el movimiento de la cola es un signo de amistad y placer. Sin embargo, el movimiento exagerado de la cola, como hemos mencionado, puede verse en perros sumisos, así como en aquellos con la cola muy corta. Pero la cola también puede indicar otros estados de ánimo. Si la agita lenta y rígidamente, es una expresión de enfado; si la sujeta con fuerza sobre sus cuartos traseros, significa que tiene miedo. Un perro ansioso o nervioso puede bajar la cola pero moverla con rigidez.

La forma normal en la que un perro sostiene su cola varía de una raza a otra, pero, en general, una cola que está a más de 45 grados sobre la espalda expresa alerta e interés.

Leer la cara de tu perro: La cara de tu perro te dirá mucho sobre su estado de ánimo; si está asustado o ansioso, emocionado o juguetón.

Las orejas levantadas indican que está atento o que está escuchando; las orejas aplastadas, por el contrario, podrían indicar placer o miedo. Por eso, para leer correctamente su estado de ánimo, tienes que buscar otras señales en el lenguaje corporal. Si tiene los ojos medio cerrados, es un signo de placer o sumisión; si los tiene muy abiertos, es un signo de agresividad.

Veamos qué dicen los ojos de tu perro: En la naturaleza, los perros se miran fijamente hasta que uno de ellos retrocede o desafía al otro. Por eso, nunca debes mirar fijamente a tu perro, sobre todo si está nervioso, pero el contacto visual regular reforzará vuestra relación y lo tranquilizará.

¿Está sonriendo? Los perros sumisos y algunas razas como los labradores a menudo abren la boca en una especie de sonrisa ladeada, lo cual representa un signo de amistad. Pero cuando retrae los labios con fuerza para mostrar los dientes, se trata de un signo agresivo, no te equivoques.

Juguemos, por favor: Si tu perro quiere jugar, levantará una pata o se inclinará y ladrará para llamar la atención. Puede ofrecerte un juguete o acercarse a otro perro para que lo persiga.

Tu lenguaje corporal: Si quieres mejorar la comunicación con tu perro, puedes mejorar tu propio lenguaje corporal. Por ejemplo, agacharse con los brazos abiertos es una señal de bienvenida. Sin embargo, alzarse sobre él y mirarlo fijamente es una señal de amenaza. Tu perro te observará para interpretar tus señales corporales más que para escucharte, y aprenderá rápidamente lo que sientes incluso sin que hables.

Artículos relacionados

Productos relacionados