Comportamiento y Aspecto Físico

Familiarízate con la personalidad de tu perro explorando nuestra colección de artículos. 

0 Resultados ordenados por

Importancia
  • Importancia
  • Título

Cómo leerle la mente a tu perro

Casi todos los días nos hacemos preguntas acerca del comportamiento de nuestros perros, por ejemplo: ¿Te encuentras bien? ¿Por qué te gusta cavar agujeros? ¿Es realmente necesario ladrar tanto? Sin duda, la psicología canina es complicada, pero merece la pena tratar de entender lo que están pensando y por qué se comportan de determinada manera. Si bien los perros utilizan una variedad de sonidos y de señales, puedes aprender a hablar su idioma prestando atención a las posturas corporales y a las expresiones faciales. No sólo se estrechará así el vínculo con tu perro, sino que también le mantendrá sano y salvo. 

Comportamiento y psicología canina 

Las acciones de tu perro dicen mucho acerca de cómo se siente. Y aunque no hables el "idioma perruno", comprender el comportamiento de tu perro es esencial para ser un buen propietario. Por ejemplo, ¿qué ocurre si ya le has enseñado a comportarse en casa, pero empieza a saltarse las normas? Esa puede ser una señal de que tiene problemas de salud y debe revisarlo el veterinario. En el caso de los cachorros, suelen mordisquearlo todo hasta que aprenden a comunicarse. No obstante, a veces los perros muerden por ansiedad, miedo o agresividad. Es mejor corregir estos comportamientos negativos tan pronto como aparezcan, por lo que siempre es recomendable consultar al veterinario si te preocupa la conducta de tu perro. En pocas palabras, son muchas las enfermedades que provocan alteración del comportamiento, pero si prestas especial atención a sus acciones, podrás mantenerlo sano y feliz.  

Lenguaje corporal canino

Los perros son increíblemente expresivos en lo que respecta a sus cuerpos, especialmente su cara, sus orejas, su cola y su postura en general. Por ejemplo, cuando el perro esconde la cola, agacha el cuerpo, tiene la nariz arrugada, las orejas hacia atrás y los labios ligeramente torcidos, es una señal innegable de que se siente preocupado. Pero si tiene la cola agachada y laxa, con las orejas apuntando hacia arriba, la cabeza alta, la boca abierta (mostrando un poco de lengua) y la postura distendida, quiere decir que está muy relajado y quiere jugar. Tu perro tiene muchos estados de ánimo, que están ligados a diferentes posturas corporales, pero todas ellas transmiten mensajes muy importantes.