Identificación de problemas en las glándulas anales cuando el perro arrastra el ano por el suelo

Publicado por
minutos de lectura

Has pillado a tu perro arrastrando el trasero en tu alfombra favorita y ahora te preguntas por qué lo hace y cómo evitar que vuelva a hacerlo. Si eso o el hecho de que tu mascota se lame excesivamente el trasero es lo que te ha traído aquí, es probable que las glándulas anales de tu perro necesiten atención. Aunque probablemente esa sea la última región de la anatomía de tu perro a la que quisieras prestar atención, el hecho es que los problemas en las glándulas anales de los perros son bastante comunes y suelen ser la causa de los problemas de picor de los perros.

Las glándulas anales de tu perro

Two dogs looking down over a dock at the waterEl trasero de tu perro consta de dos pequeños sacos localizados en el interior del recto, uno a cada lado del interior de la pared muscular, según The Spruce. Dichos sacos se llenan gradualmente de secreciones procedentes de las glándulas sebáceas (las mismas glándulas que se encuentran al extremo de los folículos capilares y que son las responsables de que el pelo se vuelva graso cuando no se lava), situadas en el interior de cada saco.

La única función real que se sabe que realizan estas glándulas anales es la comunicación entre perros: son lo que los perros huelen cuando se saludan. También excretan olor cada vez que tu perro defeca y es posible que le ayuden a evacuar las heces. Cuando funcionan correctamente, estas glándulas se vacían cuando tu perro hace de vientre.

Problemas en las glándulas anales de los perros

Desgraciadamente, las cosas no siempre funcionan debidamente. Las heces blandas o pequeñas no proporcionan una presión suficiente como para vaciar los sacos. Si las glándulas se llenan hasta causar incomodidad, tu querido perrito se arrastrará por el suelo para aliviar el picor. Cuando esto ocurre, las glándulas se obstruyen, según Preventive Vet.

Los sacos anales obstruidos no solo resultan incómodos para tu perro, sino que, si se ignoran, pueden infectarse y formarse abscesos que precisan tratamiento con antibióticos. Si las glándulas con abscesos se desgarran, es posible que haya que operar para repararlas, y puede que tu perro necesite también tratamiento con analgésicos para ayudarle a recuperarse.

Vaciado de las glándulas anales mediante presión

Cuando los perros empiezan a presentar problemas en las glándulas anales, puede ser necesaria la intervención humana para aliviarles. Las glándulas anales obstruidas tienen que vaciarse manualmente, una tarea que puede realizar un profesional veterinario. También podría realizar esta tarea un peluquero para perros con la formación adecuada como parte del aseo de rutina, pero si notas algún problema, siempre debes llevar a tu perro al veterinario.

El vaciado manual de las glándulas anales normalmente conlleva la inserción en el recto de un dedo protegido con un guante para localizar la glándula y apretarla ligeramente para vaciar su contenido. Si las glándulas anales obstruidas se convierten en un problema recurrente, es posible que haya que realizar el vaciado manual periódicamente. Puedes hacerle este procedimiento a tu perro tú mismo en casa, pero es mejor que te enseñe a hacerlo un profesional antes de intentarlo por tu cuenta. Si el perro se sobresalta o se siente incómodo, puede morder o salir corriendo. También es posible que el factor de asco te convenza a dejar que se encarguen los profesionales.

¿Qué provoca los problemas en las glándulas anales de los perros?

Backside of a Jack Russell terrier overlooking river with people fuzzy in the background.La mala motilidad intestinal puede contribuir a que las glándulas anales se obstruyan, según Petfinder. El estreñimiento y la diarrea pueden producir unas heces que no son suficientes para la tarea de vaciar los sacos anales. También pueden deberse a malformaciones congénitas de las glándulas anales. Preventive Vet añade que las enfermedades cutáneas crónicas, como las infecciones por hongos, las alergias cutáneas o alimentarias o las infestaciones por ácaros de la piel pueden aumentar las probabilidades de que el perro sufra afecciones crónicas de las glándulas anales.

Otros factores contribuyentes son el hipotiroidismo y la obesidad. Y, con menor frecuencia, puede deberse a un tumor. También es posible que un procedimiento innecesario de vaciado mediante presión de las glándulas anales, dado que este suele realizarse habitualmente a manos de los peluqueros, genere tejido cicatricial que evita que las glándulas puedan evacuarse por sí mismas. Si este puede ser el caso de tu perro, habla con tu peluquero para asegurarte de que no vacíe mediante presión las glándulas de tu perro innecesariamente en cada visita, lo cual podría causar más problemas que beneficios.

Señales de infección u obstrucción de las glándulas anales

Aunque puede que rascarse el trasero sea un síntoma de alteraciones en las glándulas anales, este comportamiento puede deberse a otras causas, como parásitos o problemas digestivos. O puede que simplemente le pique el trasero. Normalmente, un perro que tenga las glándulas anales obstruidas se rascará más de una o dos veces y, por lo general, también verás que se lame el trasero. El enrojecimiento y la hinchazón de la zona que rodea el esfínter es señal de que las glándulas se están infectando, como es el caso de la presencia de sangre o pus en las heces de tu perro o en la alfombra después de rascarse

Cuándo acudir al veterinario

Si sospechas que las glándulas anales de tu perro pueden estar obstruidas, consúltalo con tu veterinario. Sin embargo, si notas un enrojecimiento o hinchazón, o si la piel alrededor del trasero de tu perro empieza a tener aspecto de que está a punto de salirle un grano, es probable que la glándula se haya infectado o se haya formado un absceso, en cuyo caso debes acudir al veterinario lo antes posible. La ruptura de un absceso es una emergencia y requiere tratamiento inmediato para reducir el daño para tu perro y aliviar su dolor.

También debes acudir al veterinario si la obstrucción de las glándulas anales es un problema recurrente para tu perro, a fin de determinar si existe una enfermedad subyacente que requiera tratamiento, como un tumor o una alteración tiroidea.

Cómo ayudar a tu perro

Estas son algunas de las medidas que puedes tomar para evitar o reducir la recurrencia de la obstrucción de las glándulas anales de tu perrito:

  • Procura que esté tomando suficiente fibra en su dieta, para que genere unas heces sanas. Habla con el veterinario sobre la posibilidad de darle al perro una dieta formulada específicamente para una digestión saludable y una formación adecuada de las heces.
  • Si tu perro tiene sobrepeso, pregúntale al veterinario qué medidas tienes que tomar para ayudar a tu perro a alcanzar y mantener un peso saludable.
  • Pide a tu veterinario que te ayude a identificar y curar o controlar una posible causa subyacente, como una intolerancia o alergia alimentaria.
  • Si a tu veterinario le parece bien, complementa la dieta de tu perro con aceite de pescado, que, según Preventive Vet, tiene propiedades antiinflamatorias que pueden ayudar a reducir la irritación alrededor de las glándulas obstruidas, o quizá pueda recomendarte un alimento enriquecido con aceite de pescado.
  • Una vez más, asegúrate de que tu peluquero no vacía mediante presión las glándulas anales de tu perrito de manera innecesaria.

Aunque no es algo agradable pensar en esto, los problemas en las glándulas anales son lo suficientemente frecuentes como para merecer estar alerta y tener cuidado con ellos. Así pues, la próxima vez que veas a tu perro rascándose el trasero en el suelo o lamiéndoselo, asegúrate de prestar mucha atención a lo que sucede detrás. Aunque tu perro no pueda agradecértelo con palabras, seguro que apreciará el alivio que puedes brindarle.

Contributor Bio

Chrissie Klinger

Chrissie Klinger

Chrissie Klinger es una dueña de mascotas que disfruta compartiendo su hogar con sus pequeños peludos, sus dos hijos y su marido. A Chrissie le gusta pasar tiempo con toda su familia cuando no está dando clases, escribiendo o actualizando su blog. Trata de escribir artículos que ayuden a los propietarios de mascotas a llevar una vida más activa y positiva con sus mascotas.

Articulos relacionados

Productos Relacionados