Juegos y Ejercicio

¿Estás buscando inspiración para mantener a tu gato activo? Consulta estos artículos. 

0 Resultados ordenados por

Importancia
  • Importancia
  • Título

Conservando la salud de tu gato mediante los juegos 

Una de las cosas más importantes que puedes hacer por tu gato es jugar con él, ya que consolida el vínculo entre vosotros, ayuda a preservar y mejorar su salud, e incluso es posible que mejore la tuya también. Afortunadamente, a los gatos les encanta jugar, por lo que motivarles no te resultará tan difícil como levantarte para ir al gimnasio a las cinco de la mañana. Lo único que necesitas son los juguetes para gatos adecuados, unos cuantos estímulos sonoros y... ¡a jugar! En pocas palabras, para los gatos el juego radica casi exclusivamente en estimular sus instintos de caza y de persecución.  

Convierte el ejercicio en tiempo de recreo 

Los gatos que salen al aire libre pasan mucho tiempo haciendo ejercicio, jugando y cazando. Pero los gatos caseros son más propensos a llevar una vida menos activa. Afortunadamente para ti, hacer que tu gato haga ejercicio no es algo difícil. Al contrario, ¡es de lo más divertido! Además, ayuda a consolidar vuestra relación a la vez que preserva su salud física y mental.

Juegos y juguetes

A los gatos le chiflan los juegos, y lo único que necesitas poner de tu parte es un poco de creatividad. Primero, intenta esconder premios por la casa para que vaya a buscarlos. Como los gatos tienen un instinto natural para cazar, les encanta buscar los premios. También podéis jugar al escondite, basta con ir de una habitación a otra de la casa y llamar su nombre, acordándote siempre de darle una recompensa cuando te encuentra. Otra manera fantástica de hacer que tu gato esté más activo son los juguetes para gatos. Prueba con varitas con plumas al final, pequeños coches teledirigidos y cascabeles. O, simplemente, ata una cuerda a uno de sus juguetes y tira de ella para que parezca que el juguete se está moviendo. Verás como el gato salta encima de él al instante. Algo que tienes que recordar es no dejar nunca que utilice tus manos y tus dedos como "presa". De lo contrario, le estarás enseñando que cazar a la gente es apropiado. Es mejor poner fin a este comportamiento antes de que se convierta en algo natural para tu gato, por no hablar de lo difícil que resulta quitarle la mala costumbre.