Cuidado Habitual

Descubre más información sobre cómo cuidar de tu gato con la ayuda de estos artículos. 

0 Resultados ordenados por

Importancia
  • Importancia
  • Título

El cuidado de tu gato  

Cuando se tiene un gato, hay que considerar varios factores. Algo que hay que tener en cuenta es que no hay propietario que sea perfecto. La mayoría de las personas que tenemos un gato aprendemos sobre la marcha, pero, por ahora, aquí puedes encontrar varias respuestas a tus preguntas.

Cómo cuidar del gato en casa

Es posible que tu casa sea la más cómoda en la que ha estado tu gato, pero también puede ser el más peligroso si no tomas las precauciones adecuadas. Pon tu casa a prueba de gatos, échale un vistazo a cada rincón de la casa desde la perspectiva de un gato. Es posible que notes armarios abiertos: ciérralos con llave para que no puedan acceder a sustancias químicas tóxicas, como, por ejemplo, anticongelante. Cuidado con cualquier tipo de cordeles o cuerdas que tengas colgando, ya que, de un tirón, pueden causar un auténtico desastre o lesionarse. Coloca también las plantas de interior fuera de su alcance, ya que algunas pueden ser tóxicas para los gatos. Estos son algunos de los riesgos a tener en cuenta. Busca los artículos en esta sección para obtener más información. 

Viajar con gatos

A la mayoría de los gatos no les gusta viajar. De hecho, se sienten muy incómodos fuera de casa y prefieren no salir de su propio territorio. Pero si decides irte de viaje o si vas a trasladarte a una nueva casa junto con tus gatos, tendrás que adquirir un trasportín adecuado y mantenlo dentro hasta que tu gato haya establecido un vínculo con su nuevo territorio. Volar con gatos requerirá un poco más de planificación, ya que algunas líneas aéreas exigen que los gatos viajen en una parte separada del avión acondicionada y presurizada. 

Cómo acicalar a tu gato

Como ya sabrás, la mayoría de los gatos se pasan la mayor parte del día acicalándose, pero a veces necesitan una ayudita más (como, por ejemplo, cuando se les enreda el pelo). Cada vez que lo acicalas, asegúrate de que tu gato esté relajado. Si tienes que peinarle, empieza por cepillar sus zonas preferidas y posteriormente pasa a cepillar otras zonas con suavidad y en silencio para que la experiencia sea positiva para ambos.