Adiestramiento

Consulta estos artículos para aprender a adiestrar a un gato. 

0 Resultados ordenados por

Importancia
  • Importancia
  • Título

Cómo adiestrar a tu gato 

Mientras que a los perros les gusta complacer a su "amo", es importante recordar que los gatos son diferentes. ¡Les interesa más complacerse a sí mismos! Por ello, si quieres que tu gato deje de arañar los muebles, saltar a las encimeras o jugar a morder, vas a necesitar mucha paciencia, respeto, refuerzo positivo y recompensas.  

Principios básicos del adiestramiento

Ante todo, los gatos no entienden el concepto de castigo. Fomentar el buen comportamiento resulta mucho más eficaz. Parece complicado, ¿verdad? No tiene por qué. Basta con decirle dulce y firmemente que no si hace algo que no quieres que haga. Y cuando hace algo que quieres que haga, dale todo el amor y la atención posible. Los premios siempre motivan mucho: ten a mano unos cuantos premios nutritivos (pero ten cuidado de no darle demasiados).

Adiestramiento en la caja de arena

Los gatos son animales limpios por naturaleza, por lo que es muy posible que ya sepa utilizar la caja de arena. Prepárale la bandeja antes de que venga a vivir contigo. Si tienes espacio de sobra en casa, déjale más de una bandeja. Colócalas en lugares tranquilos y silenciosos, y acuérdate de limpiarlas a diario.

Socialización de tu gato

La fase de socialización de los gatos es muy corta. De hecho, la etapa más crítica para el desarrollo de su comportamiento y socialización es de las 4 a las 16 semanas. Antes de que tu gato vaya a vivir contigo, es muy posible que ya haya sido expuesto a diferentes personas, sobre todo si estaba en una protectora de animales. Asegúrate de presentarle también a los niños, pero avísales de antemano que se porten bien con el gato. Por lo general, es recomendable que las introducciones sean breves hasta que se sienta a gusto con desconocidos. Si le obligas a socializar más de lo que le gusta, puede hacerse miedoso o retraído, o incluso desarrollar enfermedades causadas por estrés felino.